Ediciones Anteriores
 
Año 20 - Diciembre/2018
BIMESTRAL
N° 108
polÍtica    INICIO      Miércoles 21 de Agosto del 2019    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
ELN DESDE LAS MONTAÑAS COLOMBIANAS
ENTREVISTA A MARIA CORINA MACHADO
¿DE DÓNDE SALIÓ TODO ESTO?

  POLÍTICA
UNA LEGISLATURA MUTILADA
¿GRILLETE CON DEDICATORIA?
PRESUPUESTO 2019: OTRA OBRA DE LA CONTINUIDAD
POR UNA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA DE NUEVO TIPO

  ENTREVISTA
LA NUEVA HISTORIA DEL ECUADOR

  ANALISIS
ELECCIONES SECCIONALES
EL ARTE DE ESCRIBIR EN LAS PAREDES

  REPORTAJE
LA CASA DE OLMEDO

  CULTURA
PÁGINA LITERARIA
100 AÑOS DEL DIARISMO EN EL AZUAY
EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO

POR: Jaime Chuchuca Serrano

 

 


Por una educación universitaria de nuevo tipo
Las universidades están conectadas con el que pensar, sentir y quehacer diario de las sociedades. El vuelco neoliberal en el globo desde los años ochenta imprimió el código tecnocrático en buena parte de las universidades del mundo. La disputa interna de las universidades ecuatorianas o han aceptado la estructura neoliberal o la han modificado parcialmente, pero no se han atrevido ha combatirla y a superarla.

La tecnocratización de la academia tiende a cumplir el rol empresarial, pero no el rol social de las universidades. Suplir el lenguaje sentipensante humano por el lenguaje meramente matemático de las ganancias tiende a anular las posibilidades del pensamiento crítico.

La reforma educativa de la Ley Orgánica de Educación Superior del año 2010 intentó supuestamente integrar a la educación universitaria con la comunidad académica global a través de una retórica vacua de altos ratings. Sin embargo, ni la ley ni el cuerpo cerrado que tomó las decisiones efectivas para la remodelación de la educación superior pensó en la realidad ecuatoriana y en la transformación de las condiciones educativas desde sus propias posbilidades y debilidades.

Por ejemplo, se exigió que hasta el año 2017 las universidades debían  tener el 70 e una planta docente con doctorados. Sin embargo, en el país sólo dos universidades (la Flacso y la Andina) ofertan programas de doctorado y de modo restringido por el recorte presupuestario. En el país ni siquiera existe una planificación permanente de programas de maestría y que son mínimamente controladas. En Ecuador los precios de los programas de especializaciones, maestrías y doctorados resultan más caros que los de la misma Europa.

El primer paso para solucionar esta problemática es darse un baño de verdad sobre el fracaso de la reforma educativa vigente y, en segundo lugar, crear un régimen de transición que permita partir de las actuales posibilidades de la universidad ecuatoriana y crear una programación flexible pero con exigencias de primer orden para la titulación de cuarto nivel. El cuarto nivel debe tener una regulación de costos y abrir el camino hacia la gratuidad o por lo menos la diferenciación por origen socioeconómico en los pagos.

El rediseño de las carreras en las universidades ecuatorianas enfoca excesivamente el tiempo de estudio a la estadía de los estudiantes en los centros académicos, lo que aleja masivamente al estudiante de su compromiso con la vida social y las necesidades del pueblo ecuatoriano. Las excesivas jornadas de hora clase han desbordado el tiempo de estudiantes y docentes, a la vez que los sobreexplota, así como satura la escasa infraestructura que disponen nuestras universidades. En el contexto latinoamericano, las carreras deberían disminuir un año en la programación general para el grado, sólo de este modo tendremos iguales condiciones de competencia en la región.

La mayor parte de rectores de más de una década, formaron parte del equipo de decisiones o pecaron con un silencio cómplice que se regó en toda estructura jerárquica de la universidad.

La democratización de la universidad ecuatoriana significa democratización en la producción y construcción del conocimiento, pero también la democratización de las relaciones sociales del poder dentro de las universidades. Un gran paso para romper con las estructuras autoritarias y jerárquicas que existen en las universidades implica la elección universal de todas las autoridades, sólo de este modo se puede, a su vez, romper las redes de influencia creadas en la academia.

La universidad ecuatoriana tiene que adherirse más que nunca a las profundas necesidades del pueblo ecuatoriano, tiene que arriesgarse a pensar y crear en serio las bases para la transformación social. El grado insospechado de corrupción que alcanzó nuestro pequeño país, con más de 70 mil millones de dólares, está conectado con el tipo de educación bancaria que ha proliferado en nuestras instituciones. Es hora ya que las redes de educación para la emancipación que se han invisibilizado en estos tiempo retomen los objetivos transformadores. La historia latinoamericana demuestra que las grandes transformaciones universitarias y de las sociedades se ha logrado sólo con el activismo empapado de militancia de las causas sociales.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP