Ediciones Anteriores
 
Año 9 - Febrero/2007
BIMESTRAL
N° 37
denuncia    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLíTICA
La vieja conspiración
Un gobernador socialista
El retorno de Alfaro vive carajo!

  PERSONAJE
Compañera Guadalupe, socialista ejemplar

  DENUNCIA
Revocatoria del mandato
Se busca alcalde

  ENTREVISTA
La educación es un acto de amor

  OPINIóN
Vinicio... cómo sensibilizar a los insensibles...?

POR:

 

 


 Revocatoria del   
     mandato  


        En el año 2003 se conformó un Comité Cívico de la avenida de las Américas, para defender los derechos de los perjudicados y de todos los ciudadanos afectados por los constantes atropellos y engaños del Alcalde y sus más cercanos colaboradores.

    Nunca se discutió, y nunca fue negado por parte de los frentistas de la avenida de las Américas, la plusvalía que sus terrenos y viviendas ganaban con la repavimentación de la vía,  pero parece justo que pese a que la Ley Orgánica de Régimen Municipal ordena expresamente, que el Municipio tiene 2 meses para emitir las cartas de pago, estas se emitan después de 7 años, en dólares y no en sucres, y con costos que superan 2500 por ciento más altos a los que debían haber costado, cuando no se trata de una calle normal de cualquier domicilio, sino una avenida de uso diario de transporte público, es decir, por donde diariamente circulan miles de vehículos pesados no solo de la región, sino del país  e incluso internacionales, provocando la polución y contaminación más alta de la ciudad de Cuenca, con el ruido y peligro las 24 horas del día, de lunes a domingo, sin descanso.

    ANTECEDENTES
 
    La construcción de la mencionada avenida, también llamada circunvalación, se inicia en el año 1967, desde el actual Parque Industrial, panamericana norte hacia el noreste de la ciudad, hasta el sector denominado actualmente Narancay, al suroeste, por contratistas del Ministerio de Obras Públicas, con el carácter de vía de interés nacional.

    En el gobierno del arquitecto Sixto Duran Ballén (1992 al 1996), se firma el contrato para la construcción de la autopista Cuenca Azogues, incluyendo dentro de esta obra de carácter nacional, la pavimentación de la avenida de las Américas. Obra totalmente financiada dentro de la partida presupuestaria que se destinó para la ejecución y construcción de la autopista en referencia, que desde un inicio fue concebida y financiada con cargo al presupuesto general del Estado.

    El actual director financiero de la Municipalidad de Cuenca, José Guzmán, pretende cobrarles a los frentistas una contribución especial de mejoras, aduciendo que quienes son propietarios de predios colindantes de la avenida, se han beneficiado con la construcción de esta obra pública, y por lo tanto, están obligados al pago de este tributo.

    El contrato de pavimentación señala claramente que el Ministerio de Obras Públicas contrató para la construcción de la autopista Cuenca-Azogues al Consorcio Latinoamericano, conformado por las compañías COLISA y Andrade Gutiérrez, con fondos del Estado Ecuatoriano, hecho que ha sido  reconocido y aceptado por la Municipalidad de Cuenca.

    INFORME ERRADO Y DE MALA FE

    El ayuntamiento local sustenta la decisión tomada por el Concejo Cantonal, en sesión del 27 de agosto del 2003, en una supuesta entrega del Ministro de Obras Públicas a la ciudad, no al municipio, y con ese pretexto, es decir, la entrega verbal y simbólica de esta obra de interés nacional, construida con fondos  estatales,  de lo cual no existe la documentación respectiva que la sustente, pretende el cobro de una mal concebida contribución especial de mejoras; no existe en archivos del Ministerio de Obras Publicas (MOP) la documentación pertinente a la terminación del contrato con el Consorcio Latinoamericano. De esta obra  tampoco existe la correspondiente y formal entrega por parte del Consorcio que la construyó al Ministerio de Obra Públicas.

    Es decir, de acuerdo al criterio del doctor Galo Cárdenas, abogado de los perjudicados, “no existe el sustento legal para la decisión tomada por el  Concejo Cantonal de Cuenca, considerando, además, errado el informe de la dirección de planificación municipal, por no decir de muy mala fe”.

    El Municipio de Cuenca intenta cobrar por una obra realizada con fondos del Estado, considerada, reiteramos, de interés nacional, por estar dentro del contrato de la autopista Cuenca Azogues; y sin haber invertido ni un solo centavo. Aceptar este hecho, señala el doctor Cárdenas, sería tanto como querer cobrar a los vecinos de la Cola de San Pablo, de la Presa Daniel Palacios, del Proyecto Hidroeléctrico Paute, por los supuestos beneficios recibidos por las vías, alumbrado, etc. De aceptarse la existencia de la contribución especial que el municipio reclama, se estaría sentando un precedente negativo, pues en el futuro, se podría pensar que cualquier obra que se construya con fondos del Estado, puede ser cobrada a los particulares.

    A LA FUERZA

    “Se pretenden el cobro de manera forzada, de una contribución de mejoras que desde el punto de vista doctrinario y jurídico, no tiene ningún sustento, pues la ley y la doctrina son absolutamente claras al establecer que este tributo no puede surgir sino cuando con motivo de una obra pública un contribuyente ha recibido un beneficio económico, agregándose además que, el total de tributo no puede tener un destino ajeno a la financiación de las obras o las actividades que constituyen el presupuesto de la obligación”.

    En este sentido, anota Cárdenas, funcionarios municipales, han aceptado públicamente que el dinero que se recaude por esta “contribución de mejoras” será destinado a otro tipo de obras en varios barrios de la ciudad, inobservando la ley de manera evidente. En el caso que nos ocupa, este requisito fundamental que se establece para que la contribución especial de mejoras pueda ser cobrada a los particulares, no existe, pues como ha quedado indicado en líneas anteriores, esta obra fue construida y  financiada por el Estado con ingresos provenientes de los tributos no recuperables, por cierto, y seguramente se realizó con los impuestos que pagamos todos los ciudadanos ecuatorianos.
 
    Las obras de repavimentación  de la avenida de las Américas o Circunvalación, fueron realizadas en los años 1996 y 1997, y la Ordenanza en base a la cual supuestamente se emiten los títulos de crédito, por los avisos que se han ha hecho llegar, recién se aprueba en el año  1999, y se publica en el Registro Oficial No. 188, del 11 de mayo del año 1999, es decir, que en contra de todo principio jurídico, se pretende dar efecto retroactivo a una ley tributaria, contraviniendo a lo que dispone inclusive nuestra Constitución  Política en su Art.  257.
 

    Para establecer las obligaciones tributarias determinadas en contra de los perjudicados, de manera igualmente infundada, la autoridad tributaria pretende, como parte del sustento jurídico, sostener que se trata del programa “MEJORA TU BARRIO”, mismo que solo es aplicable cuando existe el expreso consentimiento de quienes se van a beneficiar de una obra pública, y en este caso, el municipio obtiene el financiamiento de una institución bancaria, para luego de ejecutar la obra, ser cobrada a los particulares y abonado al crédito otorgado por el ente privado. En el caso de la avenida de las Américas esto no sucede, pues es evidente que jamás existió este consentimiento.

    SIN FUNDAMENTO

    Para que la contribución de mejoras pueda ser cobrada, es necesario que se cumplan una serie de requisitos legales, partiendo de la ordenanza que debe establecer  las zonas  de influencia; el beneficio económico obtenido por los particulares;  los porcentajes a ser cobrados a cada uno de los beneficiarios; el precio de la obra; etc., para solo entonces establecer el tributo a pagar. Nada de esto se ha observado y ni siquiera se ha respetado, para efectos de fijar la contribución especial de mejoras, las disposiciones legales y reglamentarias aplicables al caso.

    La administración municipal, con el Alcalde (de las promesas incumplidas) Marcelo Cabrera, a la cabeza, ha expresado a este respecto que la cita que se hace “RELATIVA AL PROGRAMA MEJORA TU BARRIO, QUE MIRA AL PROGRAMA GENERAL DE GESTION MUNICIPAL, ES INSUSTANCIAL Y SECUNDARIA CON RESPECTO A LOS TITULOS QUE SE EMITAN”.

    De nuestra parte, dice el doctor Cárdenas, juzgamos, muy por el contrario, que la expresada cita es SUSTANCIAL, pues en base a ella se pretende dar validez jurídica a un acto que de ninguna manera tiene fundamento. 

   La Ordenanza General Normativa para el cobro de la contribución especial de mejoras, por obras ejecutadas en el Cantón Cuenca, en su Art. 14  establece claramente que el plazo de cobro se contará  después de sesenta días de la fecha de terminación de la obra, siendo este mismo período el máximo plazo para que todas las dependencias involucradas emitan la certificación correspondiente para la emisión de los títulos de crédito. Pregunta: quién puede  o ha determinado la fecha de terminación de la misma, si conforme se ha indicado, ni siquiera existe la constancia de la entrega de la obra por parte del consorcio contratista al Ministerio de Obras Públicas?, vale decir que tampoco ha existido la entrega formal de la obra de esta cartera de Estado  al Municipio de Cuenca.

    Este pretendido cobro tiene tantos errores de  hecho y de derecho que incluso, para la determinación del monto que supuestamente los ciudadanos deberían pagar,  las notificaciones de pago no son coincidentes con lo que claramente dispone la Ley  Orgánica de Régimen Municipal en su Art. 419, que ordena  “los propietarios no responden mas que hasta por el valor de la propiedad, de acuerdo al avalúo municipal actualizado, ANTES DE LA INICIACIÓN DE LAS OBRAS”, es decir, antes del año 1997. Además la Ley Orgánica de Régimen Municipal, en su Art. 427 obliga a las autoridades municipales que para el cobro de la contribución especial de mejoras cuenten con informe favorable del Ministerio de Finanzas y la Publicación en el Registro Oficial, hecho que tampoco se ha cumplido.

    El Código Tributario de manera absolutamente clara determina que las obligaciones tributarias prescriben en el plazo de cinco años, desde que las obligaciones se tornaron exigibles. En el presente caso, en el supuesto no consentido de aceptarse la existencia de la obligación, la misma estaría  prescrita pues desde la fecha de exigibilidad, esto es la realización del supuesto hecho generador, hasta  la presente fecha, han transcurrido mas de cinco años, lo que significaría que la obligación, de haber lugar, se encuentre extinguida.

    ARBITRARIEDADES

    El municipio contesta la demanda sustentada en lo antes expuesto, y no presenta ninguna prueba, además de un convenio firmado por el Ministro de Obras Publicas Ing. Maquiavelo y el Alcalde de Cuenca (Fernando Cordero), pero donde se entrega la circunvalación sur, es decir, la que los cuencanos la conocemos como la autopista, mas nunca se entrega la circunvalación norte, concretándose así otra arbitrariedad.

    El Juicio  es ganado por los frentistas en el Tribunal Distrital de lo Fiscal del Azuay,  en una amplia y muy clara sentencia dictada por unanimidad, en donde no solo se manifiesta que los títulos de crédito emitidos por la Municipalidad  son nulos, sino que declara la ilegalidad de la  resolución del Concejo Cantonal de  fecha 27 de agosto del 2003,  en la que se fundamentan los avisos y títulos, dando la razón a los frentistas.

    El municipio de Cuenca, en la persona de su Sindico doctor José Peña Ruíz (abogado que en principio propuso defender a los perjudicados),   procede incumpliendo una vez más con la palabra empeñada, es decir, que se iba a respetar la sentencia, a cazar la misma, a la Corte Suprema de “Justicia” ,  y lo que es peor, se procede a contratar los servicios profesionales del estudio jurídico del doctor Fabián Corral, ( teniendo la institución síndico y un equipo de 6 profesionales más), cuyos honorarios y sueldos son pagados por todos los cuencanos.

    Fabián Corral, del cual se dice que tiene influencias en las decisiones de la Sala Especializada de lo Fiscal en la Corte Suprema de Justicia, efectivamente, solo presentó un escrito, una hoja, en la cual Corral informa que es el nuevo abogado de la Municipalidad de Cuenca, y con ese escrito, sin la presentación de prueba adicional alguna, la Sala de la Corte Suprema caza la sentencia, es decir, falla a favor del Municipio y en contra de la ciudad y  de sus habitantes.

    CONTRA LA INMORALIDAD

    Después de 3 años seguidos de lucha por parte del Comité Cívico, de familias de escasos recursos económicos, de jubilados, de personas que todavía creen en la justicia, la Corte Suprema, hecha al traste con un fallo jurídicamente equivocado, con todo el trabajo y esperanza de los perjudicados.

    Pese a esta sentencia,  el grupo de frentistas va tomando más fuerza y se organiza en la asociación de barrios de la avenida de las Américas, conformada por 12 sectores de la misma, desde el control Sur y la entrada a Baños, hasta el Parque Industrial de Cuenca,  para seguir con la lucha, ahora en contra de la inmoralidad al desconocer una promesa hecha en campaña por el Alcalde Marcelo Cabrera, quien como toda la ciudadanía recuerda, en campaña ofreció que si el llegaba a ser alcalde de la ciudad, no se cobraría ni un solo centavo a los frentistas y a la ciudadanía, ya que él sabía que era injusto el  cobro y decía que el Alcalde (Cordero), estaba tratando de cobrar algo no construido por el municipio y que eso era ilegal e inmoral. Acaso ha dejado de ser inmoral cobrar 8 años después y en dólares…? Acaso la palabra empeñada no cuenta…?

    Los frentistas por intermedio  de su abogado defensor Galo Cárdenas Rodas, continúan con la lucha, ahora  mediante dos propuestas: la primera, un llamamiento a Cabrera, a una confesión judicial, para que diga si es verdad  lo que prometió delante de su juez natural que es el presidente de la Corte Superior de Justicia; la segunda,  mediante la recolección de firmas para la revocatoria del mandato, no solo por incumplimiento en sus ofrecimientos de campaña, pese a que estos no constan, en el plan de trabajo presentado en el Tribunal  Electoral del Azuay,  sino por actos de corrupción, como también lo faculta la Constitución Política , ya que se podrá probar, mediante la confesión Judicial, el incumplimiento, la falta de palabra y en el peor de los caso el perjurio, los cuales, sin duda alguna, son actos de corrupción.

    Queremos sentar un precedente, dijo enfáticamente el Dr. Galo Cárdenas, porque los cuencanos no podemos permitir que se nos vea la cara, que se crea que se nos puede mentir y luego salir airosos de la mentira, ya no comemos cuento, es necesario que el Alcalde y no solo él, sino cualquier autoridad de elección popular, entienda que la demagogia tiene su precio, y que en esta ocasión la ciudadanía sí le pasará factura.




 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP