Ediciones Anteriores
 
Año 9 - Febrero/2007
BIMESTRAL
N° 37
personaje    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLíTICA
La vieja conspiración
Un gobernador socialista
El retorno de Alfaro vive carajo!

  PERSONAJE
Compañera Guadalupe, socialista ejemplar

  DENUNCIA
Revocatoria del mandato
Se busca alcalde

  ENTREVISTA
La educación es un acto de amor

  OPINIóN
Vinicio... cómo sensibilizar a los insensibles...?

POR: Leonardo Espinoza

 

 


 COMPAÑERA                 
 Guadalupe, 
           SOCIALISTA EJEMPLAR




    Mujer y Laicismo

    Una atmósfera gélida congeló los corazones y las mentes de las ecuatorianas y los ecuatorianos la noche del miércoles 24 de enero al saberse de la trágica muerte de Guadalupe Larriva, Ministra de Defensa Nacional del gobierno democrático y progresista presidido por Rafael Correa. Con la ternura de mujer madre junto a su hija Claudia, con la firmeza de mujer soldado, emprendió su último vuelo de gaviota mensajera de ecuatorianidad hasta que se quebraron sus alas de ensueños y su sonrisa a flor de labio desapareció convertida en pavesa. Su partida provocó un oleaje de angustias y lágrimas en el insondable mar de los sentimientos humanos.   

    En el instante de conocer su muerte, una conmoción emocional incontrolable electrizó todo mi ser, aflorando en mi mente  tragedias similares que nunca llegaron a esclarecerse, al guardárselos en la memoria “oficial” como secretos de Estado: los magnicidios del Presidente Jaime Roldós y del líder popular Jaime Hurtado, o el intento de asesinato por linchamiento del combativo luchador socialista Diego Delgado por el gobierno terrorista de Febres Cordero. ¿Estamos ante un acontecimiento reiterativo en la tétrica historia republicana?.¿Acaso el  Presidente Correa  no ha denunciado una conspiración en su contra, y se teme un atentado contra su vida?.

    Guadalupe Larriva era una mujer símbolo de honestidad, transparencia y patriotismo en el imaginario popular,  tanto más relevante y trascendente de cara a la corrupción, la hipocresía, el doble discurso de los detentadores del poder público anclados en la vieja política de farsas, componendas y codicias. Su rutilante trayectoria en todos los campos en los que le tocó actuar con su inclaudicable vocación de servicio social, es producto de la armoniosa correspondencia entre su  pensamiento socialista-humanista y sus realizaciones en los campos de la educación, la cultura, la defensa de los derechos humanos, las transformaciones políticas y sociales.

    Su liderazgo político y social ejemplar fue producto cultivado por la pasión y convicción que puso en todo lo que decía y hacía a lo largo de su vida pública. Los mejores dotes de su luminosa personalidad fueron: la argumentación convincente, la integridad incorruptible, la tolerancia o respeto a las ideas o creencias de los demás, la lealtad con su pueblo y su partido, la amabilidad y solidaridad humana acompañadas por su sonrisa acariciadora.

    Maestra de juventudes, llegó a este sitial por vocación pedagógica y preparación científica; argumentó a favor de una formación con equidad y una educación pública desacralizada: “ El laicismo es el punto de partida de la liberación de la mujer  … permitiendo el ejercicio pleno de los derechos igualitarios con los hombres”. Activa militante en las causas del magisterio se enroló en la UNE, llegando a la Presidencia del núcleo provincial del Azuay, liderando batallas por la defensa del laicismo y el bienestar docente.

Como parlamentaria brilló con luz propia, destacándose por la multiplicidad de leyes presentadas, además de su valiente labor fiscalizadora. Entre los proyectos presentados destaca la Ley Orgánica de Educación,  aceptada en primer debate, para luego su aprobación ser bloqueada por la reaccionaria mayoría del Congreso, contraria al desarrollo de la educación pública laica, el mayor legado transformativo del alfarismo. Uno de los objetivos fundamentales que se persiguen en la Ley es consagrar la coeducación:

    "Sólo con la coeducación podemos llevar adelante un plan de igualdad de oportunidades cuyo eje central es el de compartir conocimientos por igual (posibilitando) una democracia con inclusión que lleve a la redistribución del poder".

  En las últimas elecciones de octubre del 2006, optó por la reelección a diputada provincial, avalizada por sus reconocidos méritos parlamentarios y su indiscutible liderazgo en calidad de Presidenta Nacional del PartidoSocialista-Frente Amplio. Tuve el honor de compartir con ella  la papeleta de candidatos  de la lista 17 y emprendimos una campaña electoral vigorosa y entusiasta: el local del Partido resultó estrecho para transformarlo en taller comunitario para confeccionar banderas y pancartas, y acoger a los brigadistas de campaña. Con su voz serena pero altiva, dialogante y no altisonante, fue escuchada con fervor por los cuencanos y azuayos, bien sea a través de los medios de comunicación social o en las improvisadas tribunas en diversos escenarios urbanos o rurales, obteniendo un significativo apoyo en las urnas. Lupita hubiera llegado nuevamente al Parlamento sino se diera el fraude legalizado del voto en plancha que favoreció, en gran medida, a los testaferros de los dueños de los partidos populistas de derecha, y si hubiera recibido el apoyo electoral de los compañeros de Alianza País.

 

“Uno de nuestros objetivos como mujeres que tenemos la oportunidad de actuar en la esfera de lo político debe ser incentivar a que  todas las mujeres se involucren en los procesos para alcanzar mayor representatividad y obtener una intensa participación en el desarrollo público y personal a través de nuevas formas de relaciones de poder”


    Sin embargo, otro iba a ser su destino político que terminó tempranamente en luto nacional: aceptó con coraje y entereza el reto propuesto por el presidente Correa de ser la primera mujer en conducir el Ministerio de Defensa Nacional, superando el atavismo machista en las fuerzas armadas. Confiaba en sus capacidades intelectuales, políticas y morales para enfrentar con solvencia esta nueva misión; su doctorado en las disciplinas de historia y geografía, acompañada de una concepción crítica y su pasión por resolver los problemas de la Patria, facilitaron su ingreso a la institución castrense.

    Nueve días fueron suficientes para lograr la aceptación de su liderazgo en las tres ramas de nuestras fuerzas armadas, pero resultaron insuficientes para delinear una política de defensa nacional en el contexto de afirmación de su soberanía y de concreción de alianzas estratégicas para conjugar la sociedad militar con la  sociedad civil orientada al desarrollo integral e integrado del país con miras a la edificación de la Nación Ecuatoriana, sobre bases sólidas y estables, consensuadas y participativas.

     Mujer y política de singular carisma, supo encarnar con su pensamiento y acción la pasión libertaria de Manuelita Sáez, la lucha por la equidad de género de Matilde Hidalgo de Prócel, la vocación por el magisterio laico de Dolores J. Torres, el compromiso militante de Laura Almeida, la firmeza de principios de Nela Martínez. Jamás tuvo una actitud vergonzante y calculadora en la vida pública; en una de sus últimas entrevistas para la televisión nacional, se le interrogó a cerca de su pertenencia e identidad política, quedando gravada su confesión militante: “soy revolucionaria, me considero una mujer de izquierda, de la auténtica izquierda”.

    Con el puño izquierdo levantado,  la frente erguida y el corazón ardiente solías cantar, y continuaremos coreándolo con fervor y convicción:

    ¡Venceremos, venceremos, mil cadenas habrá  que romper…
    venceremos, venceremos, socialista será el Ecuador¡

    Habrá que mantenerse vigilantes para que se señalen las causas reales de tu partida  física. Hasta hoy, las versiones de los informantes están llenas de enredos, confusiones y contradicciones. Como es el compromiso del ciudadano Presidente, el informe final de la Comisión Especial de Investigación del accidente, debe ser multifacético, completo y que no deje la menor duda, sin ocultamiento por solidaridades de cuerpo. Es una exigencia del pueblo ecuatoriano conocer la verdad para honrar la memoria de Guadalupe Larriva, una ecuatoriana paradigmática.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP