Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Abril/2019
BIMESTRAL
N° 110
cultura    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
¿JUNTOS Y REVUELTOS?
CANDIDATOS Y CLIENTELISMO ELECTORAL
YAKÚ PÉREZ

  REPORTAJE
LOS NEGOCIOS DEL "GRAN MARISCAL DEL AZUAY"

  ANÁLISIS
EL FIUT: TRAYECTORIA DE UN ACTOR SOCIAL

  DENUNCIA
RAZONAMIENTO DE COMISIÓN, UNA FALACIA

  NATURALEZA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  SALUD
SOLCA HUMANISTA

  OPINIÓN
LA CRÍSIS DE LA LECHE
100 AÑOS DE LA FIESTA DE LA LIRA

  HISTORIA
EL RINCÓN DE LA NOSTALGIA

  CULTURA
CINE PIONERO EN CUENCA
ECUADOR PIERDE EL AÑO EN LECTURA
PÁGINA LITERARIA

  PATRIMONIO
INFLUENCIA ESPAÑOLA EN CUENCA

  COMUNIDAD
CULTURA E INTERCULTURALIDAD

POR: Lauro R. Yumbla Lucero

 

 


Ecuador pierde el año en lectura
Uno de los datos estadísticos transcritos, “el 57 e los ecuatorianos considera a la lectura como una actividad aburrida y poco interesante”. Otros datos que les pueden interesar, ¿qué razones  motivan a la lectura? Placer, 76necesidad (obligación) de trabajo o estudio, 8.7superación personal, 11.7Otras, 2.9¿Cuántas horas semanales dedica a la lectura? Ninguna, 14.21 – 2 h/s., 22.4 2 – 4 h. 12.7Más de 4 h., 50.7Esto, sabiendo que el promedio en el mundo es de 6.5 h/s.

Estas cifras indican que hay más libros a los que los ecuatorianos acceden, al menos los que estudian, porque alguna malla curricular lo determina u “obliga”. Los textos de interés general están más ligados a una elección personal del lector. “Los ecuatorianos, como en muchos otros países, leen por placer, por obligación y por “vicio”. Quienes leen por placer son ocasionales, aprovechan sus vacaciones para hacerlo; por lo general, buscan ávidamente un título en particular. Quienes leen por obligación son, por lo general, estudiantes de todo nivel, aquellos que llegan a una librería y preguntan si “venden” resúmenes de las obras que sus profesores han escogido para un ciclo. Los terceros, los que aumentan sustancialmente las cifras, son los bibliófilos, aquellos que no pueden pasar un momento, un día sin lectura. Recorren, casi a diario, librerías de todo tipo. Están al día con los nuevos autores, obras y tendencias literarias, científicas o filosóficas, aspectos que definen el perfil del lector.

Para Fernando Zapata, director de Cerlalc-Unesco, “entender lo que pasa en la lectura y en la mente de los lectores debe ser una prioridad dentro de las políticas educativas y culturales de América Latina. Los gobiernos deben ser conscientes de  la importancia de construir metas e indicadores comunes que proporcionen las herramientas necesarias para impulsar acciones conjuntas en torno a la  lectura y a la incorporación de las tecnologías digitales en los campos de la educación, la cultura y la información”. Ojalá en Ecuador tuviera eco esta recomendación.

La motivación es factor determinante para que una persona se decida a leer; esta depende de algunos factores como contenido del libro, título, quién te lo recomienda, autor y hasta de casualidades que hacen que determinado libro llegue a tu vida. “Leo por curiosidad, por necesidad y por placer. Leo porque en cada línea aprendo algo diferente, porque me permite conocer personas y lugares reales o imaginarios, varias maneras de ver la vida o de definir las situaciones.Leo porque es una manera de alimentarme, porque me permite viajar, soñar. Leo porque la lectura me hace libre”, opina Lucero Llanos, lectora. En esa misma línea, Gabriela Silva, otra lectora y también catedrática de literatura, dice: “Leo porque los libros son otra forma de vivir distintas realidades, porque me apasiona el conocimiento y comprensión del mundo que nos regalan”.

Los datos de la baja lectoría en Ecuador y la baja producción de libros de interés general frente a los didácticos, plantea otra duda: Si los que leen lo hacen correctamente??? “Es difícil determinar si los ecuatorianos leen bien o mal; lo más lógico es decir que quienes lo hacen por placer o vicio, seguramente realizarán una lectura minuciosa, llena de fruición, profunda, sustancial y aprovechable. Quienes leen por obligación, lo hacen apuradamente, con angustia y estúpido desdén”.


Frente al oscuro panorama de la lectura en Ecuador, desde hace muchos años, hay tantos responsables, desde el Estado, hasta el común de los ciudadanos, pasando por el magisterio y los padres de familia; pero, ¿qué hacer?.


Proponemos algunas alternativas: Leer a un niño es la mejor manera de formar nuevos lectores.

Es importante desarrollar en los niños el hábito de la lectura y esa práctica se construye desde que el bebé está en el vientre de la madre. Prefiera más libros, menos televisión y medie con Internet. Antes de llevar a los niños a dormir, lea con ellos, cuénteles un cuento. A los pequeños les encanta que les lean cuentos, fábulas, poesías, y que les cuenten leyendas. Contagie el amor por los libros. Permita que sus hijos le miren leer, comparta con ellos esta experiencia. Planifique un tiempo de juegos con sus hijos y dentro de ese espacio lúdico incluya la lectura. Recuerde que la actividad lectora le permite ser creativo. Cuando lea, invite a sus nietos, a sus hijos, a los vecinos y lea en voz alta; sus niños no olvidarán estos momentos.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP