Ediciones Anteriores
 
Año 21 - Abril/2019
BIMESTRAL
N° 110
salud    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
¿JUNTOS Y REVUELTOS?
CANDIDATOS Y CLIENTELISMO ELECTORAL
YAKÚ PÉREZ

  REPORTAJE
LOS NEGOCIOS DEL "GRAN MARISCAL DEL AZUAY"

  ANÁLISIS
EL FIUT: TRAYECTORIA DE UN ACTOR SOCIAL

  DENUNCIA
RAZONAMIENTO DE COMISIÓN, UNA FALACIA

  NATURALEZA
DEFENSA DE LOS EUCALIPTOS

  SALUD
SOLCA HUMANISTA

  OPINIÓN
LA CRÍSIS DE LA LECHE
100 AÑOS DE LA FIESTA DE LA LIRA

  HISTORIA
EL RINCÓN DE LA NOSTALGIA

  CULTURA
CINE PIONERO EN CUENCA
ECUADOR PIERDE EL AÑO EN LECTURA
PÁGINA LITERARIA

  PATRIMONIO
INFLUENCIA ESPAÑOLA EN CUENCA

  COMUNIDAD
CULTURA E INTERCULTURALIDAD

POR: Galo Muñoz Arce

 

 


Solca humanista
Un eje fundamental en la ciudad de Cuenca, que ha llevado a la institución a los más altos niveles, en el cuidado y tratamiento del cáncer, son la honradez, capacidad y entrega para el fortalecimiento institucional, con un equipo de especialistas, liderados por el distinguido médico cuencano, Dr. Raúl Alvarado Corral, cirujano oncólogo, director del Instituto del Cáncer de SOLCA.

Se recibió como doctor en Medicina en la Universidad de Cuenca, especializó como Cirujano Oncólogo, en el Instituto Mexicano de Seguridad Social, D.F. México, y en Milán-Italia, especialista en Oncología. Fue profesor en la Universidad del Azuay y profesor de Postgrado en Cirugía Oncológica, en la Universidad de Cuenca. Además, conferencista en importantes eventos científicos nacionales e internacionales.

Un connotado profesional que brilla por su espíritu humano y solidario, a quienes adolecen de tumores cancerígenos, en  medio de una amplia y minuciosa entrega profesional, fiel al juramento hipocrático que rescata el humanismo y filosofía de vida, con ética y moral.  Por esta entrega apasionada de servicio a la comunidad ha merecido reconocimientos públicos
El doctor Humberto Quito, Jefe del Departamento de Radioterapia, se graduó como médico en la Universidad de Cuenca; realizó su especialidad de Radio Oncología, en el Instituto Mexicano de  la Seguridad Social; actualmente se desempeña como Jefe del Departamento de Radioterapia del Instituto del Cáncer -SOLCA-.

Es un profesional con amplios conocimientos y dominio sobre el tema, responde con claridad y una cordial armonía, como si se tratara de un  paciente: “por supuesto que a todos nos interesa conocer y compartir  las bondades del tratamiento que brinda esta casa de salud, en este caso sobre un tema específico, la radioterapia”.
 
Qué es la radioterapia? ¿Cuándo se usa?
 La radioterapia es uno de los tratamientos más comunes contra el cáncer o ciertos tipos de cáncer a la cabeza, cuello, vejiga, pulmón. La radiación puede ser administrada por si sola o  junto con otros tratamientos, como cirugía o quimioterapia. Significa que en realidad las células cancerosas sean más sensibles a la radiación, que contribuye a eliminar estas células.
 
Cómo funciona la radioterapia?
A diferencia de la quimioterapia, en la cual se expone  todo el cuerpo a los medicamentos que combaten el cáncer, la radioterapia es un tratamiento de aplicación local, que solo afecta la parte del cuerpo tratada y dirigida. El objetivo del tratamiento con radiación es atacar las células cancerosas, ocasionando el menor daño posible al tejido sano adyacente. Si bien es cierto que la radiación llega a todo el cuerpo, pero en su mayor parte, la sustancia se acumula en el área del tumor, por lo que hay poco efecto en el resto del cuerpo.
 
Quiénes intervienen?
 Los tumores en general suelen ser tratados por un equipo multidisciplinario donde intervienen, cirujanos oncólogos, oncólogos clínicos, que tratan con medicamentos, quimioterapia, radio oncólogos, que son los encargados de tratar, con equipos aceleradores lineales, que emiten radiación para combatir el cáncer, además, están nutricionistas, psicólogos, siquiatras, fisioterapistas, físicos médicos, tecnólogos médicos, y especialidades para combatir el cáncer.

 “En el 90or ciento de los tumores que tratamos, la radioterapia juega un papel importante, tanto curativo, (enfermedades pequeñas que son sensibles a recibir el tratamiento y con posibilidad de curarse),  y paliativa, para  aquellos pacientes que si bien no tienen  cura, pero pueden mejorar la calidad de vida, calmando el dolor.
 
Cómo sobrellevar  la radioterapia y sus efectos secundarios?

La radioterapia es un tratamiento local, por lo tanto, solo afecta el área del cuerpo donde está ubicado el tumor.  Algunos pacientes  que reciben radioterapia sufren sequedad, picazón, descamación de la piel, o tienen ampollas, fatiga, dificultad para comer, nauseas. Sin embargo, estos efectos secundarios dependen a menudo de qué parte del cuerpo recibe radioterapia. Si usted desarrolla problemas cutáneos, estos normalmente desaparecen en pocas semanas después de la finalización del tratamiento. Si el daño en la piel se vuelve un problema serio, el médico puede cambiarle el plan de tratamiento.
 En este caso el equipo de Radio Oncología de SOLCA, está preparado  para ayudarlo a prevenir o tratar  los efectos secundarios, es una parte importante del tratamiento del cáncer. Este tipo de cuidado se denomina, cuidados paliativos.
 
Cómo influye la dieta, dada la estrecha relación que existe entre el cáncer y la  alimentación?
No todas las personas presentan efectos secundarios relacionados con la alimentación, la nutrición es una parte importante del tratamiento contra el cáncer. Comer los tipos de alimentos que recomiendan los nutricionistas de SOLCA,  antes, durante y después de su tratamiento, puede ayudarle a sentirse mejor y a mantenerse más fuerte.

Cómo afecta el cáncer en la salud emocional?
 Un diagnóstico de cáncer puede tener un impacto enorme en la mayoría de los pacientes, las familias y los cuidadores. Los sentimientos de depresión, ansiedad y miedo, son muy comunes y  respuestas normales a esta experiencia que cambia su vida.

 El paciente no puede cambiar el diagnóstico de la enfermedad, pero sí modificar determinadas cosas, para ello es importante contar con el apoyo psicológico de los profesionales de salud, para sentirse comprendido en esta dura etapa, hasta  vencer la  incertidumbre con un mayor control de la situación, además, el apoyo de familiares, amistades,  de pacientes, la oración, meditación u otras prácticas les  ayudan a sentirte más tranquilos.  A las necesidades físicas de descanso nocturno, nutrición y poner energía, son una motivación y fortaleza en la lucha contra el tumor.


Testimonio  personal
 “Al escuchar la palabra cáncer, mi estado de ánimo no es alentador, y pienso  que  mis posibilidades de sobrevivir, según las estadísticas, no son muchas,  siento la muerte cerca y tengo que despedirme.  Llego a la casa, me encierro en el cuarto, no puedo parar de llorar, tengo miedo, me siento muy deprimido y angustiado. He perdido las esperanzas y me sonrojo en una profunda pena”.

 “Luego reflexiono, aún me quedan muchas cosas por hacer, quiero vivir, quiero aferrarme a la vida. No puedo permitirme morir, algo se removió dentro de mí,  una oleada de energía y positividad me inundó,  para poner todo mi empeño en sanar. Estoy seguro que se trata de una nueva batalla, a las que siempre me he entregado con pasión en todos mis proyectos de vida”.

 Durante el proceso de radiaciones, en el Instituto del Cáncer-Cuenca,  lo tomé con una paz interior para poder enfrentar la enfermedad, que siempre estará como una mala sombra en mi mente, para ello cuento con el apoyo de mi familia, amistades, e intenté mantener alejada a esa sombra, disfrutando los mejores momentos.

Me programé que no estaba enfermo, para no sentir ansiedad, depresión, miedo, frustración, soledad, desamparo. Sentí un cambio emocional al encontrar un ángel guardián, la doctora Johana Vega Coronel, que laboró en SOLCA -Cuenca-, hasta los primeros días de enero de este año.  Me acompañó en todo momento, para elevar mi autoestima. “Usted es una  persona fuerte que ha enfrentado grandes batallas en su vida  y va a salir adelante”, me dijo.
 Terminé 39 sesiones de radioterapia, logrando vencer al fantasma de la mascarilla, gracias a la ayuda de los especialistas en Imagenología, Daniel Merchán y Ricardo Ochoa, durante la aplicación de la radioterapia. Las recetas naturales, las compresas con la  milenaria manzanilla, las hojas de guanábana, han contribuido, aunque sea de manera secundaria, eficazmente en mi mejoría.

 “En el proceso de recuperación por seis semanas, el tono de la voz se va aclarando. Para cada persona, la enfermedad va a tener un significado íntimo, y  cada uno lo va a aceptar y vivir de forma diferente. Éste fue mi proceso y deseo compartirlo. Me hizo cambiar de opinión y sustituir mis sentimientos de desesperanza, por un deseo irrefrenable de vivir”.


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP