Ediciones Anteriores
 
Año 13 - Febrero/2011
BIMESTRAL
N° 61
polÍtica    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
ENTRE DECLIVES Y MESIANISMOS
SE DESGRANA LA MAZORCA
YO VOTARÉ NO
LA FATALIDAD DEL CAUDILLISMO
ESTILO DE GOBIENRO

  ANÁLISIS
POLÍTICA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  OPINIÓN
EL ECUADOR QUE QUEREMOS

  DENUNCIA
ATRAPADO SIN SALIDA

  SOCIEDAD
VIVIR Y PROGRESAR

  LITERATURA
SABIOS ORFEBRES DE LA PALABRA

  NOTICIAS

  ARTE
JOAQUÍN PINTO

  CULTURA
MUSEOS DE CUENCA

  SALUD
LA MEDICINA CHINA

  COMUNIDAD
20 AÑOS DE ARTE, CULTURA Y SENTIMIENTO

POR: Marco Robles L.

 

 


Se desgrana la mazorca

 De ninguna manera es nuevo lo que voy a decir con relación a la política gubernamental, las inconsistencias ideológico-políticas de sus principales representantes, la mal remozada estructura del aparato estatal, pero las actuales circunstancias en las que fuertes maremotos conducen a la deriva a la nave del estado, merecen unas notas: abandonó al régimen uno de los grupos políticos que formaron parte de Alianza País, desde sus inicios, “Ruptura de los 25”, constituido en gran medida con la “levadura” de USAID, pero, de todas maneras algo menos volcada a la derecha radical que la “troika” representada por Alexis Mera y los hermanos Alvarado, quienes sin militar en partido o movimiento específico, no obstante provienen de ese social cristianismo sectario que dirigió el finado ex presidente L. Febres Cordero y se encuentran  en puestos claves del gobierno que dice ser de izquierda.

Lo cierto es que se van del régimen, causando un considerable sismo, Juan Sebastián Roldán y Alexandra Ocles; abandonan Alianza País María Paula Romo, César Gracia, Norman Wray, este último, concejal de Quito. Con pronóstico reservado, queda en la Asamblea Paco Velasco, otrora “forajido” dotado de una tremebunda viperina, pero carente del indispensable condumio teórico. Suponemos que también habrá conmocionado al régimen la salida de la asambleísta Betty Amores, antes admirada por los cortesanos de Carondelet, ahora objeto de anatemas. Lo cierto es que con ese terremoto al interior de Alianza País y del gobierno del presidente R. Correa, la correlación de fuerzas cambia notablemente, sobre todo en la función legislativa, por lo que la derechización del régimen “para salvar los muebles”, sin duda se profundizará y marcará el futuro próximo.

Es que en los principales engranajes del Estado continúan impertérritos los antiguos cuadros social cristianos que hemos mencionado (Mera y Alvarado); también se encuentran firmes en los puestos clave de la maquinaria del Estado los migrantes del “gutierrismo”, como el Contralor Carlos Pólit; la mismísima súper ministra de la política, Dra. Doris Soliz, sin duda una mujer de notable inteligencia, pero marcada por los frecuentes esguinces ideológico-políticos, mal puede asegurar solidez a la nave del Estado: sus orígenes más tempranos fueron los del paternal MPD, migró después, quizá en busca de un destino más próspero, a Pachakutik; pasada la novelería, un tiempo también hizo alianza con el actual presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, cuando éste se desempeñaba como Alcalde de Cuenca, mientras doña Doris previamente abandonó a sus compañeros de ruta; asimismo fue ministra de turismo de Lucio Gutiérrez. No nos olvidemos tampoco de la Sra Ivonne Baki, esa dama que daba la “yuca” cuando estuvo de candidata presidencial: fue alta funcionaria en el gobierno de Gutiérrez y en el de Jamil Mahuad. ¿Por qué, entonces, tanto el presidente como los grandes medios de comunicación se afanan por presentar a este régimen como de izquierda, cuando sabemos que es un formidable injerto de hijuelos de varios partidos de derecha y centro-derecha?

Pero bien: no olvidemos que hace tiempo dejaron la nave del Estado, cuando todavía no hacía aguas, Gustavo Larrea, Alberto Acosta y cada quien, abandonado en alta mar, lucubra en un nuevo proyecto político. Todo esto, más esa consulta que se pretende poner en marcha (es la facultad que tiene el mandatario; pero el asunto que genera reparos y cuestionamientos es el contenido de algunas preguntas. Ahí sí discuten los doctores), para introducir cambios en cuanto a la composición del poder judicial y sus atributos, quizá porque los artesanos de la asamblea, con el sastre mayor a la cabeza, la dejaron con muy malos remiendos, ha permitido que la oposición de los diversos espectros políticos cuestionen dicho proceso y no se descarta que la estratagema gubernamental sufra un revés. Desde luego, el problema contradictorio radica en que representantes de la derecha tradicional alentaban hace no mucho una consulta popular y ahora en unión de viejos cuadros políticos, como Osvaldo Hurtado, la rechazan tajantemente. También dirigentes como Alberto Acosta, Gustavo Larrea, Betty Amores, por otras razones, no están de acuerdo con la misma, tal como se encuentra planteada, por lo que Correa, que no es un mandatario circunspecto que plantee un debate civilizado, con esa arrogancia que le caracteriza, endilga a los primeros de ser los representantes de la derecha jurásica (calificativo nada nuevo, porque Jorge Ortiz hace unos años también decía algo similar, ¡pero con relación a los políticos de la tendencia opuesta!), y a los segundos, de pertenecer a la izquierda boba o infantil. Alguien tendrá deseos de replicarle: “¿Infantil?: ¡tú mismo, dilecto Rafico!” 

Por manera que en el régimen del Eco. Correa, unos contados alfiles de izquierda –me asalta la duda: ¿esos no son de la “izquierda boba” o “infantil”?-, quizá no más de dos o tres, como Marx Carrasco, Rafael Quintero, no significan más que una brizna y realmente carecen de un verdadero papel protagónico. En semejantes condiciones, la nave del régimen que tiene algunos logros y realizaciones positivas en lo social, en salud, en el amparo a los ciudadanos con discapacidades, en la obra vial, lamentablemente mantiene enfilada su proa a la derecha, aunque el joven mandatario, que suele malmodiar a nosotros los que ya somos viejos, con un discurso izquierdista falsete al que ha recurrido todo este tiempo, engatusando cada vez a menor número de sus conciudadanos, cuando llegue a su término esta “Revolución ciudadana”, dejará una enorme desilusión en amplios sectores indígenas, campesinos, populares, de la clase media, de la intelectualidad progresista. Pero lo más preocupante: en esas condiciones una derecha mucho más radical podrá acceder al poder y se tomará su revancha. 



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP