Ediciones Anteriores
 
Año 13 - Febrero/2011
BIMESTRAL
N° 61
polÍtica    INICIO      Miércoles 21 de Agosto del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
ENTRE DECLIVES Y MESIANISMOS
SE DESGRANA LA MAZORCA
YO VOTARÉ NO
LA FATALIDAD DEL CAUDILLISMO
ESTILO DE GOBIENRO

  ANÁLISIS
POLÍTICA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  OPINIÓN
EL ECUADOR QUE QUEREMOS

  DENUNCIA
ATRAPADO SIN SALIDA

  SOCIEDAD
VIVIR Y PROGRESAR

  LITERATURA
SABIOS ORFEBRES DE LA PALABRA

  NOTICIAS

  ARTE
JOAQUÍN PINTO

  CULTURA
MUSEOS DE CUENCA

  SALUD
LA MEDICINA CHINA

  COMUNIDAD
20 AÑOS DE ARTE, CULTURA Y SENTIMIENTO

POR: Marco Robles

 

 


Entre declives                                                                                                             y mesianismos

 Las tesis sobre el equivocadamente denominado mundo unipolar, porque nunca lo ha sido a cabalidad y cuya característica principal, asimismo entendida de manera errónea, se pretendió identificar con el fin de la historia y la consagración del neoliberalismo (léase al respecto a voceros del Pentágono y fervientes partidarios de la invasión a Irak y Afganistán, como el arrepentido F. Fukuyama, o politólogos e ideólogos del imperio, como Kissinger y Brzezinski), sufren en estos tiempos la negación de la historia, porque los grandes Estados capitalistas, sobre todo EE UU de Norteamérica, no han tenido capacidad para manejar esa unipolaridad y revelan un declive que podríamos considerarlo difícilmente superable.

En efecto, el poderío económico-político de la súper potencia, sustentado en las armas, ha sufrido grave quebranto estos últimos años, sobre todo a consecuencia de la guerra e invasión de los países islámicos mencionados; pero también por la quiebra de los gigantes bancarios y el colapso de la construcción, factores que desataron una desocupación en considerables sectores de la población y la aplicación de medidas muy duras para los millones de inmigrantes, provenientes del Lejano Oriente y de Latinoamérica, principalmente. A lo señalado se suman las agudas dificultades financieras del Estado, que se vio obligado a abjurar de su sistema neoliberal, para acudir en auxilio de los magnates de la banca, de la industria automotriz, de la construcción. A esto debe agregarse igualmente el problema de la enorme deuda que mantiene EE UU con China, el nuevo gigante que ya ha dado alcance al fatigado imperio, así como una imagen internacional sumamente deteriorada, heredada por Obama, a causa de la geopolítica arrogante y agresiva que Estados Unidos ha aplicado todos estos años, a nivel planetario. El mesianismo, es la esencia de la política imperial.

Pero los fenómenos no son aislados, sino que se producen en cadena: lo que sucede en la Comunidad Europea, tampoco es tranquilizador: ésta enfrenta graves problemas económicos; la desocupación de amplios sectores de la población económicamente activa, en particular en España, Grecia y Portugal, cenicientas de ese “primer mundo”; el evidente estancamiento económico-industrial de potencias otrora prósperas, como Alemania; la profunda descomposición moral del “democrático” régimen en Italia; la senilidad del Estado monárquico en Gran Bretaña, son síntomas de que el sistema adolece de fallas estructurales.

En el mismo corazón de Europa el llamado “Imperio Vaticano” (es digno de leer el revelador libro “La caída del Imperio Vaticano”, de J. Blaschke, J. M: Ibáñez y P. Palao Pons) ha demostrado estos últimos años graves problemas morales, como la pederastia de numerosos sacerdotes que gozan de una increíble impunidad, los escándalos financieros en los que altos prelados se han encontrado enredados con poderosos grupos mafiosos.

En Egipto (África) el régimen dictatorial de Hosni Mubarak, que durante 30 años ha contado con el apoyo y la protección incondicional de EE UU y en general de los Estados de Occidente, , está llegando a su fin. Un día no lejano algo similar se reeditará en Arabia Saudita, Pakistán, Kazajstán, países en donde se encuentran regímenes autoritarios, corrompidos y violentos, igualmente protegidos por el imperio.

Mientras tanto en la irredenta América del Sur, un gigante, Brasil, ha despertado y habla de igual a igual con el decadente Tío Sam. Los países latinoamericanos y del Caribe, incluyendo aquellos que tradicionalmente han sido los más sumisos a las estrategias geopolíticas del imperio, empiezan a aplicar una política soberana, haciendo nuevos socios económicos en Europa, el Oriente Medio y Lejano e incluso África del Sur, cuestión que causa el rabioso rechazo del antiguo agente de la CIA, Carlos A. Montaner (Cf. Al respecto su artículo en El Comercio del 25-01-2011). Sin duda a sujetos como el referido, tampoco les gustará la actitud digna y soberana de varios países latinoamericanos, que han decidido establecer relaciones diplomáticas con Palestina, pueblo y nación que han sufrido la brutal y permanente agresión de los gobiernos de turno del Estado de Israel, que siempre han contado con el visto bueno de la Casa Blanca, y que han desatado prácticas genocidas, “asesinatos selectivos” de líderes palestinos, bombardeos de la población civil, reeditando prácticas atentatorias a los más elementales derechos ciudadanos que en su tiempo aplicaron los nazis contra ellos, cuestión que nosotros hemos condenado.

Haití y México son dos de los mayores lunares del sistema injusto que señorea: en los asuntos políticos del primero se han inmiscuido de la manera más arrogante prácticamente todos los gobiernos de EE UU y el espantoso terremoto del año pasado, que causó 220.000 víctimas y miles de lisiados, revela el fracaso de la ayuda  de las potencias capitalistas: ¡un millón y medio de personas no tienen hogar!, 380.000 niños pasan una desdichada existencia en campos para refugiados, víctimas de la violencia física, del hambre y las violaciones. La UNICEF daba cuenta que antes del espantoso terremoto solamente 1/5 parte de la población infantil tenía acceso a la educación secundaria y sólo el 2 e los educandos terminaba dicho nivel. El principal auxilio de EE UU fue el envío de 20.000 soldados, para evitar que esa desgraciada nación se hunda en la anarquía.

En México la situación no es menos preocupante: el modelo neoliberal feroz, instaurado en tiempos de Carlos Salinas de Gortaire, con una base asaz degradada, sembró mayor pobreza en el campo, la desocupación masiva, porque cultivos tradicionales como el maíz fueron monopolizados por las grandes compañías norteamericanas, con la anuencia de las oligarquías nativas. De adehala, el narcotráfico se ha vuelto invencible, aunque Hilary Clinton diga que el combate a este flagelo marcha bien. Ahora los cárteles de la droga se han tomado poblaciones enteras, como en EE UU, en tiempos de Al Capone y Lucky Luciano y cometen toda clase de crímenes. El mayor problema es que, como sentencia el sabio apotegma, muy cerca se encuentra México del imperio y muy lejos del soñado paraíso…



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP