Ediciones Anteriores
 
Año 13 - Febrero/2011
BIMESTRAL
N° 61
literatura    INICIO      Martes 18 de Junio del 2019    
  EDITORIAL

  POLÍTICA
ENTRE DECLIVES Y MESIANISMOS
SE DESGRANA LA MAZORCA
YO VOTARÉ NO
LA FATALIDAD DEL CAUDILLISMO
ESTILO DE GOBIENRO

  ANÁLISIS
POLÍTICA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  OPINIÓN
EL ECUADOR QUE QUEREMOS

  DENUNCIA
ATRAPADO SIN SALIDA

  SOCIEDAD
VIVIR Y PROGRESAR

  LITERATURA
SABIOS ORFEBRES DE LA PALABRA

  NOTICIAS

  ARTE
JOAQUÍN PINTO

  CULTURA
MUSEOS DE CUENCA

  SALUD
LA MEDICINA CHINA

  COMUNIDAD
20 AÑOS DE ARTE, CULTURA Y SENTIMIENTO

POR: Marco Robles L.

 

 


Sabios y orfebres                                                                                                                                                                                    de la palabra

El año 2010, que acaba de ingresar al pasado cercano, o más propiamente dicho, al ayer, ha sido pródigo en buenos libros, aquellas creaciones del intelecto que no solamente son los genuinos tesoros de la vida, sino también los nutrientes del espíritu, los que nos descubren los arcanos del mundo o nos brindan grandes momentos de placer; los que amplían nuestro horizonte de conocimientos y nos inducen a reflexionar correctamente sobre la existencia humana, la sociedad, el planeta en el que vivimos, el cosmos. Toda obra que trasciende, tiene su orfebre.

Stephen Hawking y Leonard Mlodinow. El Gran Diseño. Ed. Crítica, 2010.

“Según las predicciones de la teoría M (un conjunto de toerías enlazadas sobre física cuántica, cada una de las cuales brinda una descripción de las observaciones en determinado dominio de ‘situaciones físicas’, según explican los autores. M. R.), nuestro universo no es el único, sino que muchísimos otros universos fueron creados de la nada. Su creación, sin embargo, no requiere la intervención de ningún Dios o Ser Sobrenatural, sino que dicha multitud de universos surge naturalmente de la ley física: son una predicción científica”. (Cf. Op. Cit., 1. El misterio del ser).

Cabe señalar que Hawking es el más grande física teórico del planeta y quien ocupó, hasta el año 2009, la famosa Cátedra Lucasiana de matemática, en la Universidad de Cambridge, que en su tiempo ostentara el genial Isaac Newton; el segundo, posee un doctorado en física por la Universidad de California, Berkeley y es co-autor, en unión de Hawking, de otra obra famosa: Brevísima Historia del Tiempo.

El Gran Diseño es un libro revelador, altamente suscitador de interrogantes, porque desde el I Capítulo los autores plantean la teoría de que existen muchos universos que fueron creados de la nada, sin la intervención de Dios alguno, pues todo obedece a la ley física, como anotamos en la cita correspondiente.

La obra contiene excelentes ilustraciones que enriquecen la exposición teórica, y se encuentra fundamentada en una investigación científica rigurosa, profunda, original y que cuestiona dogmas e ideas erróneas que se han mantenido vigentes durante siglos, como las sustentadas por Aristóteles y Ptolomeo, aunque Aristarco (Samos, 310 a n e – Íbid. -+ 230 a n e), considerado el precursor de Copérnico, fue el primero que tuvo la idea de la rotación de la Tierra sobre su propio eje y alrededor del Sol, por lo que fue acusado de impío. Lo cierto es que el modelo cosmológico de Ptolomeo fue adoptado por la Iglesia católica y se mantuvo vigente durante ¡1400 años!, hasta la llegada de Copérnico y sobre todo de Galileo, el sabio que acusado de herejía por la Inquisición y condenado de por vida a arresto domiciliario, había murmurado: Eppur si muove – Y sin embargo se mueve, en referencia a que la Tierra se mueve. Pero no se crea que El Gran Diseño sea libro de lectura aburrida; todo lo contrario, es ameno, asequible al gran público profano.

El Gran Diseño concluye con el Cap. VIII, que tiene el mismo título de la obra, y en donde los autores expresan que las regularidades en el movimiento de los cuerpos astronómicos como el Sol, la Luna y los planetas, “…sugirieron que estaban gobernados por leyes físicas en lugar de estar sometidos a las veleidades y caprichos de dioses o demonios”. Los autores hacen igualmente un valioso aporte histórico-filosófico: demuestran que las ideas del Estagirita en este campo, estaban equivocadas. Por todo lo sucintamente expuesto, este célebre y celebrado libro despierta apasionados debates, así como  las críticas de aquellos que no admiten que el Cosmos esté gobernado por sus propias leyes y que el “venerable relojero”, a quien nadie conoce, haya perdido el control de su aparato. 

Umberto Eco. El Cementerio de Praga. Ed. Lumen, 2010.

“Empiezan a revolotear a tu alrededor nada más nacer cuando te bautizan, te los vuelves a encontrar en el colegio, si tus padres han sido tan beatos para encomendarte a ellos; luego viene la primera comunión, y la catequesis, y la confirmación; y ahí está el cura el día de tu boda para decirte lo que tienes que hacer en la alcaoba, y el día siguiente en confesión para preguntarte cuántas veces lo has hecho y poder excitarse detrás de la celosía. Te hablan con horror del sexo, pero los ves salir todos los días de un lecho incestuoso sin siquiera lavarse las manos para ir a comerse y beberse a su Señor, y luego cagarlo y mearlo”. (Cap. II, ¿Quién soy?).

El Cementerio de Praga es una novela de gran calidad literaria, parigual de “El nombre de la rosa”, del mismo autor, escrito con maestría, con prosa elegante y con fina ironía. Obra de fascinante irreverencia, a su manera “desface entuertos” modernistas y coloca en picota no solamente a los odiadors de los judíos, sino también a esos personajes de ropa talar que merodean en alcobas ajenas practicando los amores prohibidos.

El personaje principal de la obra, el piamontés Romanini, radicado en París, encarna a esos individuos que sienten aversión por judíos, masones y que en los turbios asuntos financieros del Vaticano, han sido compañeros de ruta de conocidos prelados. Simonini asimismo odia a los jesuitas –los que perdieron la partida frente a los miembros del Opus Dei, por el control del poder vaticano- y demuestra una evidente misoginia.

Sobre todo por exponer aquella aberración antisemita y una crítica a aquel clero relapso y sibarítico, el autor y su novela han sido objeto de una manifiesta animosidad y los anatemas del Vaticano, tanto que L’Osservatore Romano calificó la novela de Eco como una “sinfonía maligna”. Fue una airada reacción de la cúpula eclesiástica que no tuvo el efecto deseado, pues solamente en la muy católica Italia y en particular en Roma, sede del gran poder económico-político y religioso del papado, apenas en un mes se habían vendido ¡600.000 ejemplares! Por lo expuesto, es digno de leer esta última novela del destacado semiótico, filósofo y escritor, Umberto Eco.

Únicamente estimamos que existe una imprecisión de carácter histórico, en la p. 585 de esta magnífica obra, que de ninguna manera mengua su valor literario, pero que debe enmendarse en futuras ediciones: En efecto, en la mencionada página se reproduce la “portada” de una publicación en idioma ruso antiguo, que el autor asegura que se trata de la primera publicación de “Los Protocolos de los sabios de Sión”. En realidad esa reproducción no corresponde a dicho título, ni se trata de su primera publicación, pues, traducido al español, dice lo siguiente: “Sergei Nilus (el autor). Lo Grande en lo Pequeño. Anticristo, Cómo es Próxima la Posibilidad Política. Notas de un Ortodoxo. (Edición Segunda, Corregida y Aumentada) Tsarkoe Celo (Pueblo del Zar). Tipografía del Comité Zarino de la Cruz Roja. 1905”.

 

Víctor Farías. Heidegger y el nazismo. Edición Objeto Perdido, Mallorca, 2009.

Heidegger y el nazismo tuvo una prolongada pre-historia. Antes de que la editorial Verder se arriesgara a su publicación fue durante años un manuscrito que rechazaron –varias veces sin siquiera abrir el paquete, pese a todos los esfuerzos de Jürgen Habermas y Ernst Tugendhat, entre otros- las más importantes casas editoriales de Alemania, España y México. Al aparecer por fin en París en 1987 causó un revuelo del que casi ningún intelectual de prestigio quedó al margen” … “El hecho se explica ante todo porque ocurrió en plena vigencia del llamado posmodernismo, de acusado parentesco con una especie de neo-heideggerianismo, y por la referencia a un asunto en sí mismo decisivo: el vínculo de toda una reflexión filosófica con lo más abyecto que conoce la historia humana. Con el fascismo que en el conjunto de los fascismos europeos, alcanzó en Alemania una cristalización insuperable” (V. Farías. Op. Cit. Prólogo).

Víctor Farías, filósofo, ensayista e historiador chileno, es el autor de esta obra que puede considerarse clásica dentro del debate filosófico contemporáneo sobre el pensador alemán Martín Heidegger, un militante nazi que se convirtió en conspicuo partidario del totalitarismo, que apoyó y contribuyó filosóficamente al sistema político más depravado y cruel que ha experimentado la humanidad en nuestro tiempo; señalado, además, por sus manifestaciones racistas –los negros carecen de historia, dirá con todo desparpajo-, antisemitas, admirador de Hitler y partidario de la ideología del nacionalsocialismo hasta después de la caída del régimen. (Algo de esto también trato en mi ensayo, que todavía no entra en imprenta: “Heidegger: la fama y el deshonor”). Sin embargo, nazi y todo Heidegger ha tenido brillantes partidarios y rehabilitadores, como Georg-Hans Gadamer, su talentoso discípulo, de quien actualmente se conoce que también fue un filo-nazi; Jacques Derrida, asimismo de oscuros vínculos con elementos nazis, como el francés Jean Beaufret, el curioso “embajador” de Heidegger en Francia y nazi desvergonzado, para quien el Holocausto no pasa de ser ¡“…un dogma histórico con toda la agresividad propia de los dogmatismos”! (V. F. Op.Cit.,p. 536); Gianni Vattimo, ex discípulo de Gadamer, católico como lo fue Heidegger, representante de la “nueva izquierda” y apasionado defensor del pensador alemán. Igualmente fueron heideggerianos hasta el fin de sus días, con la excepción de Herbert Marcuse, sus discípulos Karl Löwith, Hannah Arendt, talentosa discípula y amante de Heidegger (¡igual que otras jóvenes judías, por lo que irónicamente fueron motejadas por sus compañeros de aula, como “Margaritas judías”!) y Hans Jonas. Todos ellos son calificados por Richard Wolin, como “Los hijos de Heidegger”.

Farías en su erudito estudio transcribe la carta de Marcuse a su maestro, del 28 de agosto de 1947, que simplemente es devastadora para éste: Reproduzco un pasaje de dicha epístola:

“…Pero sigue siendo un hecho que usted en 1933-34 se identificó de tal manera con el régimen que aún hoy es considerado por muchos como uno de los pilares espirituales más incondicionales del mismo. Prueba de ello son sus discursos, escritos y acciones de aquella época. Usted nunca se ha retractado de ellos públicamente, ni siquiera después de 1945” (En: V. Farías. Op. Cit., p. 532).

Lamentablemente, esta obra no ha circulado debidamente en Latinoamérica. Pero no me cabe duda que a V. Farías la historia debe agradecerle su “Heidegger y el nazismo”, por cuanto de las páginas de este excepcional libro el filósofo nazi emerge despojado del piadoso manto, casi inmaculado, con el que le han intentado proteger sus más incondicionales y fervientes partidarios y rehabilitadores.

TRES VALIOSAS PUBLICACIONES DE CONNACIONALES.

César Augusto Alarcón Costta. Diccionario Biográfico Ecuatoriano. Editorial “Raíces”, Quito, 2010.

El Dr. César Alarcón Costa es un lector apasionado, personaje de vasta cultura y dotado de privilegiada memoria; en su oficina en Quito, una fascinante “jungla” de libros, revistas y documentos de la Historia Patria, pero también de filosofía, su otra gran pasión, y de los grandes acontecimientos de la historia humana, trabajó durante los últimos 10 años para la reedición de su Diccionario Biogrático Ecuatoriano.

Asimismo el distinguido biógrafo e historiador, dispuso de ese esquivo tiempo para viajar por todo el territorio ecuatoriano, recabando datos y rescatando para la memoria el quehacer intelectual y la obra trascendente de importantes personajes provinciales: políticos, escritores, literatos, líderes sociales, próceres, educadores, investigadores, etc., poco conocidos en el ámbito nacional.

Investigador escrupuloso y al mismo tiempo receptivo a fundamentadas sugerencias y datos de los que no disponía, con la sencillez natural de las personas inteligentes, contó con el valioso apoyo de destacados estudiosos de nuestra historia. Así pudo elaborar esta obra voluminosa -¡1351 páginas!-, bien documentada, que contiene las semblanzas biográficas de algo más de 9.000 personajes de nuestra historia, desde los tiempos precolombinos hasta la actualidad.

Además, las 1.300 plumillas, pacientemente elaboradas en base a retratos conseguidos luego de un arduo trabajo investigativo, constituyen otro aporte muy valioso que César incorpora a su “Diccionario” y satisface nuestro inmemorial deseo de saber cómo era el semblante de tal o cual personaje que dejó su huella en nuestra historia.

Pidiendo una licencia a la lógica en cuanto a la aplicación de la cinética en lo espacial con relación a un objeto como es el libro, podemos manifestar que el “Diccionario Biográfico Ecuatoriano” ha “viajado” por todos los confines de la patria y ya se encuentra en numerosas bibliotecas públicas y privadas de varias ciudades del Ecuador, respondiendo a una gama de preguntas relacionadas con quienes han contribuido a la magna tarea de construir la nación, desde el sitio que les ha señalado la historia; y esta tarea el “Diccionario” cumple a cabalidad, sin auxilio alguno, porque las buenas obras como el “Diccionario”, producto del intelecto y de un trabajo responsable, no requieren ni de cayado ni de muletas para “andar” esparciendo la luz del conocimiento.

Simón Zavala Guzmán. Desde Otras Lenguas.  Editorial: Maribelina. Casa del Poeta Peruano, Lima, Perú, 2010.

Simón Zavala, entrañable amigo y compañero de sueños por un mundo mejor, es uno de los poetas ecuatorianos de mayor prestigio, reconocido no solamente en nuestra patria, sino también internacionalmente. Las dos obras que acaba de publicar  la Casa del Poeta peruano, en Ciudad de Lima, “Desde otras lenguas” y “Ópera Salvaje del Amor y el Eros”, son una demostración elocuente de lo dicho.

Concretándonos a la primera, manifestamos que se trata de un auténtico florilegio de hermosos poemas, de gran inspiración, de exquisito manejo del léxico. Se revelan tan bien trabajados, líricamente procesados por su privilegiado numen que, en primer lugar, han merecido el reconocimiento en Latinoamérica, EE UU, España, Italia; en segundo lugar, quizá lo más destacado radica en que “Desde otras lenguas” contiene poemas traducidos a ¡seis idiomas!: portugués, francés, inglés, alemán, árabe y hebreo.

“Desde otras lenguas” contó para su publicación con la anuencia del Instituto Descentralizado de Traducción e Investigación Poéticas –INDETIP, con sede en México.

Simón Zavala honra las letras ecuatorianas, pues su producción literaria ha sido objeto de reconocimientos internacionales muy valiosos: Premio Latinoamericano de Poesía, Fundación GIVRE, Buenos Aires, Argentina, 1983; Premio Literario Internacional ABRACE, Montevideo, Uruguay, 2006-2007; Primera Mención Concurso Hispanoamericano de Poetas, Editorial Zanún, Buenos Aires, Argentina, 2008.

Es hermosa su poesía cósmica: “APOCALIPSIS DE LA MATERIA HUMANA. Yo soy el que ha mirado entre/ las horas/ con las pupilas huecas.//Yo soy el que mató la última/ idea/ en la cena del hambre.// Yo soy el que quebrado/ escribió en el espacio/ la última proclama/ con el dolor agudo de existir.// Yo soy el que se hurtó/ del calendario/ un día amarillento/ para morir en paz con las palomas/ que asistieron a la última guerra/…”.

Alberto Ordóñez Ortiz. Con la Mar al Hombro. Editorial: El Conejo, Quito, Ecuador, 2010.

“…El siniestro traqueteo de las ametralladoras resonó en el aire.

-¡Al suelo!- dijo Marco en un grito cargado de impotencia-.Ubíquense detrás de las piedras.

La gran mayoría cumplió la orden. Ante una nueva orden de Marco se arrastraron hasta llegar al río cuya ubicación les favorecía por entero. Estaban varios metros debajo de la cegadora luz.

Marcó los contó. Eran quince los sobrevivientes.

-¿Quiénes faltan?

-Mi primo Giovanny y tres más. Sus nombres me son desconocidos –dijo a secas Manuel-. Los muertos no necesitan nombres…” (Op. Cit., Cap. XXIX)

Alberto Ordóñez es otro gran intelectual, una de las voces más deslumbrantes de la lírica ecuatoriana y también un narrador excepcional, un periodista de pluma pulcra y acerada. Escritor de exquisita cultura, sobre todo un ser humano de noble intelecto y sentimientos. Así le conozco a Alberto, con cuya amistad me siento singularmente honrado.

“Con la Mar al Hombro” es una novela excepcional que trata un tema humano, profundamente dramático, doloroso, que entraña paradojas en las que prima lo desgarrador de la existencia: sueños y pesadillas, aspiraciones y desencantos, reveses frecuentes y ocasionales triunfos, adioses tristes y felices retornos de quienes acosados por la pobreza, las privaciones y las incertidumbres, han optado por dejar el solar nativo para ir en busca de un destino más digno, menos inseguro, menos cruel. Se trata de una novela sobre los migrantes, un tema y una realidad de la modernidad y de un sistema injusto, despiadado. Con ella Alberto Ordóñez demuestra fehacientemente que es un narrador que conoce el oficio, su excepcional capacidad para combinar con armonía y elegancia personajes y hechos.

Definitivamente: en Alberto un gran poeta [“A veces/cuando era sábado de gloria/ un tañido de marimbas/ sobre una noche de vudú/ bailaba en tus costillas.// Era cuando temblaba el mundo/ y en algún lugar/ caía un retazo de cielo”], comparte honores con un magistral narrador.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP