Ediciones Anteriores
 
Año 18 - Abril/2016
BIMESTRAL
N° 92
cultura    INICIO      Miércoles 21 de Octubre del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
DIÁLOGO CON UN ACADÉMICO

  NACIONAL
HOMENAJE A ENRIQUE AYALA MORA
LA MALA LECHE DEL CORRÍSMO
NI UN PASO ATRÁS...!
PARQUE SAMANES: UN ERROR DE BUENA FE

  ANIVERSARIO
UN HITO HISTÓRICO...!

  HISTORIA
CALLE DE SANTA ANA
EL VADO, HISTORIA, TRADICIÓN Y PATRIMONIO

  CIUDAD
EL TRANVÍA DE LOS 35 LÍOS

  CULTURA
CULTURA Y CREACIÓN
PELEUSÍ DE AZOGUES: UNOS AÑOS INOLVIDABLES
EUGENIO MORENO HEREDIA: UN VIAJE A SU TIEMPO Y A SU OBRA
PÁGINA LITERARIA

  COMUNIDAD
CUZCO, UN MÁGICO LUGAR... REAL
10 AÑOS DE ANA Y MILENA

POR: Armando Sacta Guamán

 

 


Página Literaria
En esta página se publicarán creaciones literarias en prosa y en verso, de todos los tiempos y lugares, para una lectura amena y educativa.

 Al iniciar esta página conoceremos algo del Soneto, cuyo origen es muy antiguo, comenzando a tomar forma definitiva a partir del Siglo XIII; correspondiendo el mérito de su invención a Pierre de Vignes (1197-1249), nacido en Capua (Italia). Fue político, jurisconsulto, diplomático, consejero y Canciller de Federico II en Sicilia. Acusado injustamente de atentar contra el rey, sufrió humillaciones, le arrancaron los ojos y le encerraron en la Fortaleza de San Hiniato, donde se suicidó.

 Además se atribuye el aporte a la forma definitiva del Soneto, especialmente de catorce versos, a Pietro Aretino (1492-1556), nacido en Arezzo (Italia). Fue poeta y dramaturgo muy conocido en su tiempo, autor de obras singulares por sus nombres: Sonetos lujuriosos, Las pasquinadas, Dudas amorosas, La cortesana, etc.

 Es Francesco Petrarca (1304-1394), nacido en Arezzo (Italia), el artífice de la perfección del Soneto; en cuyo reconocimiento, en el año 1341, fue coronado como el primer poeta laureado de Roma, a petición del Senado de la ciudad.

 De esta manera el Soneto nace en Sicilia, Italia, en el Siglo XIII. Durante su crecimiento se difunde por Europa. Llega a Francia y su representante mayor es Pierre Ronsard (1524-1585); en España, Garcilaso de la Vega (1501-1536) y los poetas del Siglo de Oro: Luis de Góngora y Argote (1561-1627), Félix Lope de Vega y Carpio (1562-1635), Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645), entre otros; en Inglaterra, William Shakespeare (1564-1616) y Edmund Spencer (1552-1599), junto a otros célebres poetas.

 También el Soneto cruza el Atlántico, llega a América y se convierte en universal, con famosos representantes en todos los países.

 Estudiosos del Soneto expresan la dificultad de crearlo, siendo “tormento y martirio de los poetas”. El escritor Julio Calcaño dice que “La verdadera dificultad del soneto, la intrínseca, está en el fondo y no en la forma; y consiste ella en que el soneto, para que sea perfecto, debe contener una idea, o delicada o grandiosa, bien desenvuelta, y terminar con un pensamiento presentado con novedad, o con una imagen inesperada y brillante, o una expresión en grado sumo natural y conmovedora. Este es el verdadero escollo del soneto, y por ello son tan raros y escasos los perfectos”.

En la actualidad, la estructura o molde tradicional del Soneto queda como historia, porque los poetas actuales, en base a la libertad de la creación, desechan la consonancia, aunque sí utilizan la métrica.

Finalmente, leamos algunas muestras de sonetos; haciendo un llamado a ingresar al mundo de la literatura, para disfrutar del paraíso maravilloso de la filosofía, humanismo y sensibilidad estética que entraña la poesía.
 


PEDÍS, REINA, UN SONETO; YA LE HAGO
 
Pedís, reina, un soneto; ya le hago;
ya el primer verso y el segundo es hecho;
si el tercero me sale de provecho,
con otro verso el cuarteto os pago.
 
Ya llegó el quinto. ¡España! ¡Santiago!
Fuéra, que entro en el sexto. ¡Sus, buen pecho!
si del séptimo salgo, gran derecho
 tengo de salir con vida de este trago.
 
Ya tenemos a un cabo los cuartetos.
¿Qué me decís, señora? ¿No ando bravo?
Mas sabe Dios si temo los tercetos.
 
Y si con bien este soneto acabo,
nunca en toda mi vida más sonetos;
ya deste, gloria a Dios, he visto el cabo.
Diego Hurtado de Mendoza
(Español. 1503-1575)


SONETO AL SONETO


Un soneto me manda hacer Violante,
en mi vida me he visto en tal aprieto;
catorce versos dicen que es soneto,
burla burlando van los tres delante.
 
Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy en la mitad del otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me  espante.
 
Por el primer terceto voy entrando,
y aun parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.
 
Ya estoy en el segundo, y aun sospecho
que estoy los trece versos acabando:
contad si son catorce, y está hecho.
 
Félix Lope de Vega y Carpio
(Español. 1562-1635)

 

SONETILLO
 
Soneto pide Violante;
nunca me vi en tal aprieto;
son los versos del soneto
catorce, y van tres delante…
 
No pensé hallar consonante,
tengo uno y medio cuarteto;
si llega el primer terceto,
no habrá cosa que me espante…
 
Al primer terceto entrando
 voy, tal vez con pie derecho,
 pues que ya fin le voy dando.
 
Llegué al segundo y sospecho
que ya le estoy acabando:
contad catorce: está hecho!
 
Ricardo Carrasquilla Ortega
(Colombiano. 1827-1886)

 
 ELOGIO DEL SONETO
 
Construir con chispillas de diamante
un prodigio de sabia arquitectura;
 tomar del Iris el matiz cambiante
y animarlo en viviente miniatura.
 
Pulir en mil facetas el diamante;
hacer del camafeo una escultura;
ver copiada en la gota la gigante
amplitud de celeste curvatura.
 
En un haz enfocar la luz del día;
obtener el detalle en el boceto;
reducir a una nota la armonía.
 
Fijar en moldes el ideal inquieto,
y encontrar en el átomo energía
es el arte de magia del soneto.
 
Alfonso Malo Rodríguez
(Ecuatoriano)
 

SONETO
 
Escribir no es difícil un soneto,
ni para esto requiero una semana;
si dejo para terminar mañana,
me consideraré un tonto completo.

No soy de bella inspiración repleto,
pero tengo una mente soberana;
funciona como toda mente humana
y me convierte en racional sujeto.
 
De modo natural, todos los días,
 me proporciona ideas normalmente,
de realidades y de fantasías.
 
La capacidad tengo suficiente
para escribir diversas poesías,
nada más dejo expresarse a la mente.
 
Armando Sacta Guamán
(Ecuatoriano)

 
DE LA OTRA ORILLA
 
Nos encontramos. Era la ribera
del tranquilo vivir sin ambiciones.
Nos encontramos. Nuestros corazones
se dieron a querer por vez primera.
 
Nos encontramos. Era primavera,
brisa de amor, no fuego de pasiones;
eran rosadas nuestras ilusiones,
 un beso era una flor, y no una hoguera.
 
Llegó el estío. Vimos la otra orilla,
y a ella quisimos ir. Una barquilla
nos dió la realidad de aquel empeño.

Y hoy vuela mi tristeza en un suspiro,
y se arrasan mis ojos, cuando miro
la ribera feliz donde hubo un sueño.
 
María del Pilar Sandoval
(Española)


 ENSUEÑO PÓSTUMO
 
Carpintero, la caja en que me encierren
hazla suave de un árbol de esta senda:
¡así podré soñar, cuando me entierren,
   que estoy de vacaciones en la hacienda!
 
 Este árbol dióme sombra cuando niño,
a su abrigo pasé días enteros;
en el hogar fue todo de cariño
el resinoso olor de los gomeros.
 
En sus bosques vagué, de adolescente,
oyendo los lamentos casi humanos
que lanzan con el viento, de repente.
 
 ¡Cuántas horas de ensueño y de locura!
¡Cuántos nombres grabados con mis manos
en su corteza sonrosada y dura!
 
Alfonso Moreno  Mora
 (Ecuatoriano)


PRIMERA PARTE


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP