Ediciones Anteriores
 
Año 18 - Octubre/2016
BIMESTRAL
N° 95
cultura    INICIO      Martes 07 de Abril del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
HECHICEROS DE LAS REVOLUCIONES DE LOS COLORES

  POLÍTICA
WL PUEBLO QUIERE HABLAR Y DECIDIR!

  HISTORIA
ABYA YALA, EL VERDADERO NOMBRE DE EETSE CONTINENTE

  JUDICIAL
REENCUENTRO CON LA JUSTICIA

  PATRIMONIO
LA CORONA DE LA "POLÉMICA"

  CULTURA
CULTURA Y CREACIÓN
LA FOTO Y LOS RECUERDOS
LOS VERSOS EN LA MÚSICA
PÁGINA LITERARIA

  TURISMO
CAPTURANDO MEMORIAS EN REPÚBLICA DOMINICANA

  COMUNIDAD
TRABAJANDO POR LA INCLUSIÓN

POR: Felipe Aguilar Aguilar.

 

 


La foto y los recuerdos
Una fotografía eterniza el instante y duplica, en forma exacta, lo que el lente capta y, aunque es posible, que el papel se desgaste y las imágenes pierdan nitidez, siempre mantendrán su esencia.  Vista así, es una de las formas más eficaces de vencer – aparentemente – a ese enemigo implacable del ser humano que se llama tiempo.

Cuando hay oportunidad de ver una foto vieja, muy vieja,  llegan inexorables los recuerdos y, más allá de las trampas de la memoria, uno trata de precisar las circunstancias y los motivos que la propiciaron y, de rebote, se interroga sobre el destino que han tenido los que en ella constan.

Eso es lo que sucede con la foto que en esta página se inserta. No podemos ser precisos pero  se la debe haber captado algún día del año 1964. Por lo tanto,, la foto tiene un medio siglo y un poquito más y las edades de las  personas fotografiadas, en el presente,  deben estar rondando los 70 años. Es decir, con seguridad, ya pintan canas o quizás no peinan nada, deben ser   abuelos y con total seguridad ya deben estar gozando de “los beneficios del merecido descanso que se llama jubilación “  y viviendo felices, más allá de eso que llaman el franco deterioro físico,  la yapa que les ofrece nuestro tiempo.

EL motivo de la fotografía es un tanto baladí. Se trata de los momentos previos de un encuentro amistoso de básket entre el colegio confesional de los Hermanos Cristianos  de la Salle y el Colegio Normal, Manuel J. Calle, que, en ese entonces, formaba maestros de escuela.  El básket, en los colegios fiscales estaba, literalmente en pañales. Aunque es verdad que  fue un profesor  normalista – Don Nelson Aquiles  Pons – quien lo había introducido en la ciudad, también hay que ser veraces y admitir que fungían de directores técnicos los profesores de educación física  que, por lo general,  tenían como única virtud, su muy buena voluntad.  Sus orientaciones seudo técnicas no pasaban de, “hay que pasar la pelota rápido”, “no lancen si no están seguros” y, sobre todo, la frase que era el sumum de la sabiduría “pongan coraje y dejen el corazón en la cancha”.

La Salle, en cambio, tenía una tradición basquetera y los jugadores se movían con solvencia y aciertos técnicos, esto, unido a las diferencias físicas evidentes en la fotografía:  el más alto del Normal – 1m 70 cm -  tenía la misma estatura que el lasallano más  pequeño, determinó que, si bien el corazón se quedó allí en la cancha, el equipo normalista se lleve una impresionante y despiadada canasteada.

Qué hacen medio siglo después los entusiastas jugadores ?  Del equipo lasallano,  Vicente, “Eneas” Proaño y Jaime Ortega, el menor del clan Ortega Espinoza, viven en la ciudad de Quito luego de haber cumplido honestas y dignas actividades profesionales.  La presencia deportiva de  Enrique Serrano –hoy Economista,  el único lassallano que está en la primera fila -  fue fugaz. Por otra parte, destacó en actividades políticas y  como estudiante protagonizó un hecho excepcional, alcanzó la presidencia de la FEUE, pese a su ideología incuestionablemente derechista. Durante algún tiempo, fue Director del  CREA, organismo que, como todos los habitantes del Austro sabemos, cumplió un importante papel en la vida económica de la región.

En cambio,  Jorge Harris y Gonzalo Coronel – que constan en los extremos de la segunda fila – están incorporados, en forma definitiva, a la historia del deporte azuayo. Jorge Harris, con su privilegiada estatura para el medio, con su impecable lanzamiento de larga distancia. que, en esa época, solo tenía el valor de dos puntos, incursionó en el deporte grande d cuando se incorporó al AJAE { Asociación Juvenil Árabe Ecuatoriana  )  y jugó junto a y en contra, de legendarios basquebolistas como Pablo y Pío Sandiford Amador, Jorge Mejía, Abel Jiménez, Nicolás Lapentti. En Cuenca integró  con el gringo Richard Clancy, Alfredo Campo y los hermanos Raúl y Mario Ortega, el inolvidable quinteto  LDE que  alguna vez venció, ni más ni menos que al Regatas Lima – en la época de esplendor de los hermanos Duarte -  en una de las grandes y olvidadas hazañas del deporte cuencano que, en ese entonces, era pobre de solemnidad. Hoy vemos pasear a la larga y ya un tanto encorvada figura del Economista Harris seguramente rememorando, de cuando en vez, sus logros deportivos pues tuvo la suerte de que un hijo siga sus pasos e integre la selección de cadetes que a finales de los 80 obtuvo el Campeonato Nacional en una de las pocas  - acaso la única – ocasiones que un deporte colectivo  haya alcanzado posiciones estelares. En efecto, Cuenca cuna de los más grandes deportistas ecuatorianos a nivel individual,, nunca ha destacado en las competencias que exigen participación colectiva. Gonzalo Coronel deportista múltiple – ecua vóley, básket,  billar -  está vinculado a un momento de gloria: convirtió el primer gol del Deportivo Cuenca en su primer partido, frente al Norte América, en la era profesional. Es, por lo tanto, el más famoso de esta foto.

Los que integran el equipo normalista, Oswaldo Atiencia, Romeo Vintimilla, Augusto Cevallos, Saúl Vázquez,   Manuel Avila, más temprano que tarde, siguieron carrera en el Magisterio:  fueron profesores de primaria y de media, directores de escuela, supervisores escolares, catedráticos universitarios, administradores educativos, incluso directores de educación y, curiosa amalgama,  presidentes de la UNE.  Saúl Vázquez fue la excepción pues incursionó con gran predicamento, en la Cultura y  Dirigencia´ Deportiva. Algún año incluso fue Preparador Físico del Deportivo Cuenca en su primera etapa, pero fue en su calidad de Director nacional de Deportes que contribuyó en forma decisiva al despegue del Deporte Azuayo, a través de su gestión en la organización de certámenes como Los Juegos Nacional y Bolivarianos.  Manuel Avila – al centro en la segunda fila -  fue el único que, con calidad, persistió en el deporte. En un dato tal vez olvidado fue el  goleador del primer Mundialito de los Pobres pero fue en el basket el deporte en el que destacó con méritos indiscutibles. En efecto,  pese a su estatura y su pinta pachorra, el excepcional manejo de los dos perfiles, su intuición organizativa,  su precisión para el pase,  su eficacia en el lanzamiento de media y larga distancia, el sentido de distancia y tiempos, le hicieron uno de los grandes jugadores históricos , vis a vis con  figuras  Harris, Raúl, el Gato Ortega, Patricio Tamayo,, Juan Sánchez y el recordado Julio Abad.

En fin, estos son  los jovencitos de ayer que hoy viven con infantil alegría, su inevitable vejez. El lector, avezado y avispado,  observará que están 6 jugadores del Normal. No se trata de gabela o ventajas, la explicación simple es que el autor de esta página era el primer suplente. Y, claro, allí se fotografió y aquí firma. 


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP