Ediciones Anteriores
 
Año 17 - Diciembre/2015
BIMESTRAL
N° 90
cultura    INICIO      Martes 07 de Abril del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
MECANISMOS DEL SISTEMA Y TERRORISMO

  NACIONAL
EL LEVANTAMIENTO CONTINÚA

  POLÍTICA
CARLOS PEREZ: NO SOY NI EL PRIMERO NI EL ÚLTIMO PERSEGUIDO

  CIUDAD
SAN FRANCISCO, UN CAOS
SAN FRANCISCO, EN ESPERA
SAN FRANCISCO, HISTORIA

  POESÍA
V FIESTA DE LA LIRA

  CULTURA
CULTURA Y CREACIÓN
PALABRAS PARA EL POETA
VOCES FEMENINAS EN LA LITERATURA CUENCANA

  COMUNIDAD
ENCUENTRO INTERNACIONAL SOY MI VOZ
EL PATIO DE LA CASA ES PARTICULAR

POR:

 

 


Palabras para el poeta
He venido a esta Casa Municipal, que debe guardar no pocos recuerdos entre sus paredes, y que a partir de ahora se conocerá como Centro Cultural “RODRIGO PESÁNTEZ RODAS”, para cumplir con una muy grata obligación que yo mismo me impuse; por supuesto, contando con la aquiescencia de las autoridades de la Ilustre Municipalidad de Azogues: rendir un homenaje sincero a un ilustre ecuatoriano, al autor de una obra literaria fecunda, a nuestro Premio Internacional ”JOSÉ VASCONCELOS”, concedido por el Frente de Afirmación Hispanista de México, en 1996, que en este memorable día, formalmente hace la entrega de su patrimonio cultural a la ciudad que le vio nacer.

Me refiero al Doctor RODRIGO PESÁNTEZ RODAS, un poeta extraordinario, un historiador y crítico literario erudito, un ensayista de privilegiado talento, de los más destacados  con los que cuenta el Ecuador, un antólogo con penetrante capacidad para distinguir las obras dignas de ingresar al mundo de la perennidad, un periodista de temas culturales realmente excepcional. Maestro de la palabra, sus obras están destinadas a perdurar, porque enfrentan temas que han preocupado a la humanidad en todos los tiempos y latitudes: el amor, el destino, sin duda uno de los más antiguos dilemas humanos, la existencia, la muerte, los sueños por un mundo mejor, las cosas sublimes que nos apasionan, nuestros méritos y nuestros defectos, porque de este “material”, metafóricamente hablando, también estamos hechos los humanos.

Libros como “La Provincia del Cañar en la Poesía de la Patria”;” Visión y Revisión de la Literatura Ecuatoriana”, en dos voluminosos tomos; “Antología de la Poesía Cósmica del Ecuador”, maravillosa obra de la más hermosa poesía de nuestra patria, editada el 12 de Octubre de 1996, con motivo de la entrega del premio “José Vasconcelos” a nuestro poeta; “Viñas de Orfeo”, bellísimo poemario a través del cual Rodrigo se revela un consumado maestro del soneto, esa preciosa forma poética de endecasílabos, armoniosamente combinados, que todavía perdura merced a inspirados bardos, como nuestro esclarecido coterráneo, desde los románticos tiempos del Renacimiento y el denominado Siglo de Oro; “Del Vanguardismo hasta el 50”, creación que evidencia el talento multifacético de nuestro autor, porque se trata de un estudio no solamente literario, sino también histórico de la poesía ecuatoriana; “Denario del Amor sin Retorno”, esencia de la palabra bella y profunda. A propósito, ya decía hace más de dos mil años el Estagirita, esa mente genial y enciclopédica, que la poesía es más profunda y filosófica que la misma historia.


Y aquella  obra legendaria, Ramillete de Varias Flores Poéticas, del bardo guayaquileño de tiempos coloniales, Xacinto de Evia, que originalmente había salido a la luz en 1675, en Madrid, España, su primera reedición lleva la marca intelectual y cívica de Rodrigo. ¿Cómo así? Porque gracias a sus relaciones intelectuales, a su perseverancia e incansables gestiones, se logró rescatarla del olvido, reeditándose ¡a poco más de los tres siglos de su primera publicación!, en España, el año 2009, a cargo del Frente de Afirmación Hispanista, en edición de lujo, con el texto en español antiguo, reproducción facsimilar (407 pp.), lenguaje actual (513 pp.), con un estudio de Rodrigo, erudito, altamente profesional, acompañado de la labor de edición de dos connotados profesionales filólogos: el español, Dr. José Labrador Herraiz y del literato norteamericano, Dr. Ralph DiFranco, también galardonados con el premio “José Vasconcelos”. Por manera que es digno de destacar que este excepcional aporte literario le debe el Ecuador, ¡y no solamente nuestro país!, al ilustre poeta azogueño.


Rodrigo, figura señera de las letras ecuatorianas, ha cultivado amistades con los más grandes literatos de la patria: Isaac J. Barrera, Benjamín Carrión, Jorge Carrera Andrade, Hugo Mayo (Miguel Augusto Egas), Adalberto Ortiz, Ileana Espinel Cedeño, Ana María Iza, Simón Zavala Guzmán, Rubén Astudillo y Astudillo, Antonio Preciado, María Cordero y León-MARYCORILÉ, Enrique Gil Gilbert, Euler Granda y otros insignes literatos de nuestro país.


Pero Rodrigo también ha sembrado fraternidades del espíritu con grandes literatos de proyección universal: me refiero a la poeta Gloria Fuertes, cuyo nombre consta en afamadas enciclopedias internacionales, Francisco Lucio, prestigioso poeta y crítico español, Fredo Arias de la Canal, Presidente del Frente de Afirmación Hispanista de México, los Premios Nobel de Literatura, el español Vicente Aleixandre y el mexicano Octavio Paz.


En otro aspecto de su fecunda existencia intelectual, nuestro poeta se ha revelado un ejemplo  de lealtad para no pocos de nosotros, sus conciudadanos, vástagos de esta entrañable pequeña patria: jamás ha negado a su tierra, porque su decoro, su honor e inquebrantable consecuencia han primado  y siempre ha proclamado, orgullosamente, que nació en esta privilegiada ciudad de Peleusí de Azogues, se encuentre en donde sea. Esta actitud engrandece su personalidad. Y asimismo, dotado de sólidos conocimientos, de fortalezas intelectuales y morales, ha defendido vigorosamente el origen azogueño y cañarense de nuestros más grandes literatos: Teófilo Pozo Monsalve, Aurelio Falconí Zamora, Ernesto López Diez, Augusto Sacoto Arias. Por esta razón su estudio más reciente, del año 2013, tiene un título altamente significativo: “Tres Escritores Azogueños en la Vanguardia de la Literatura Nacional” (sobre A. Sacoto Arias, E. López Diez y T. Pozo Monsalve). Y gracias a esa otra obra, ya mencionada, “Visión y Revisión de la Literatura Ecuatoriana”, editada en México, el año 2006, se conoce la novela de T. Pozo Monsalve en otras latitudes. Eso explica, en notable medida, que el connotado literato y catedrático universitario, Christen Picicci, de Colorado State University-Pueblo, el año 2011, haya publicado un importante estudio intitulado “Ecos de la literatura italiana en Entre el amor y el deber: escenas de la campaña de 1882 y 1883 en el Ecuador (1886), de Teófilo Pozo Monsalve”, reproducido en la prestigiosa revista ecuatoriana KIPUS, un ejemplar de la cual Rodrigo tuvo la amabilidad de enviarme.

Estimo sumamente importante y digno de tomar en consideración lo que dice este autor extranjero al comienzo de su estudio:

“La Novela Entre el amor y el deber: escenas de la campaña de 1882 y 1883 en el Ecuador, de Teófilo Pozo Monsalve, literato injustamente olvidado por la crítica y la historia literaria de su país y, por tanto, desconocido en el canon de las letras hispanoamericanas del siglo XIX, es un texto que debe difundirse por ser un serio aporte a la literatura ecuatoriana de este período. Como lo indica el título, existen dos temas principales y recurrentes que aparecen en esta obra: el amor correspondido y la obligación militar de un protagonista que desea derrotar a un gobierno totalitario…”. (Lo subrayado nos pertenece. M. R. L.). 


Por las razones brevemente expuestas, y por cuanto Rodrigo Pesántez Rodas ha hecho posible que se conozca a nuestros más destacados intelectuales, y en este caso particular, a Teófilo Pozo Monsalve y su obra, más allá de las fronteras patrias, ese injusto olvido, que significa un evanescerse de cualquier obra que haya creado el talento humano, y de nuestra propia individualidad, su efecto se agota y cede el lugar a los recuerdos, a la memoria recuperadora del ayer y del pasado, éste más lejano todavía.


Por lo tanto, igualmente este bosquejo biográfico, compendio de un trabajo más amplio sobre nuestro legendario novelista del siglo décimo nono, que hoy se presenta, me he permitido dedicar, en este día en el que sus conciudadanos, a través de la I. Municipal le rinden pleito homenaje, a nuestro esclarecido intelectual y a nuestra amada Ciudad, su origen, su principio.


(Discurso en el  homenaje al Dr. Rodrigo Pesántez Rodas, organizado por la I. Municipalidad de Azogues, con motivo de la donación a esta Institución de sus bienes culturales. 19-11-2015)



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP