Ediciones Anteriores
 
Año 17 - Febrero/2016
BIMESTRAL
N° 91
cultura    INICIO      Lunes 03 de Agosto del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
DECLARACIÓN DE QUITO
NUEVOS TIEMPOS PARA VIEJAS DESDICHAS

  POL√ćTICA
¡LA FANESCA ES TODO, LA IDEOLOGÍA NADA!

  NACIONAL
EL PETRÓLEO Y EL CORREÍSMO A LA BAJA
¿FIN DE CICLO DE LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS?

  ENTREVISTA
"ASUMIMOS LA TAREA CON RESPONSABILIDAD"

  GENTE
EL RINCÓN DE LA NOSTALGIA

  CULTURA
CULTURA Y CREACION 2
ENTRE FULGORES Y SOMBRAS
VUELO DE CONDOR
UNA SEUDO ANTOLOGÍA ECUATORIANO DE LITERATURA

  COMUNIDAD
BARRIO DEL VADO

POR: Blasco León Palomeque

 

 


Vuelo de Condor
“Galo Muñoz, profeta de la palabra y las reivindicaciones, conoce las incógnitas palpitaciones del marginamiento y la postergación, interioriza en su alma el dolor de los quebrantos, descifra los destierros y el olvido, desde el andén de las soledades aborda el tren hacia el exilio y avanza con la firme convicción de sus latidos”.
La palabra oral o escrita tiene esencia innata y se constituye en un ser con vida propia; ella emerge desde las profundidades del hombre y trasciende en la sociedad; por ello se habla, como algo evidente, de la función social del texto.
El periodista es un trabajador de la palabra, un orfebre de textos y un labrador de mensajes colectivos; con la palabra el periodista informa, orienta, ilustra, o con ella también, de ser el caso, desinforma, desorienta, desconcierta.
El periodista de vocación, aquel que siente fluir por sus venas ese compromiso de ser parte activa de las transformaciones sociales y hace de la verdad su evangelio, corre el riesgo de que quienes ostenten el poder político lo persigan, lo estigmaticen, pretendan apagar su voz y hasta lo condenen al silencio de ultratumba…
Galo Ernesto Muñoz Arce, GEMA, o Cóndor Andino como lo llamaran en las tierras de Sandino, pertenece a esta pléyade de periodistas de fuste, comprometidos con la verdad; el bien es su horizonte, la verdad su lenguaje, la virtud su convicción.
Acaso una tarde lejana, cuando sus pupilas inquietas contemplaron las injusticias del sistema, comprendió que no trasciende el hombre que desde el umbral de su casa observa cómo desfila la historia; acaso en el instante en que las fauces de la opresión carcomían la esperanza de la Patria, sintió el llamado supremo a vincularse con la lucha de los pueblos que pelean por su dignidad. Y fueron las calles de este Ecuador dolido las que lo vieron con su cámara y su pluma en cada jornada de reivindicación popular, orientando al pueblo, denunciando las barbaridades, solidarizándose con los oprimidos, luchando junto a los desvalidos.
Acaso el vuelo de cóndor no lo inició desde el momento en que tuvo que abandonar clandestinamente el país para escapar de los perros de presa de la oprobiosa dictadura que acababa de masacrar a los trabajadores de Aztra, acaso su vuelo comenzó desde el momento en que despertó su sentimiento solidario y su compromiso con las causas populares, acaso su vuelo comenzó desde que su falange bravía se juntó con los puños en alto de las clases desposeídas, acaso su vuelo comenzó desde que optó por el sendero del combate…
En el libro nos relata, en su primera parte, datos interesantes del ave majestuosa que domina en las alturas, de ese cóndor que dotado de belleza inigualable y energía palpitante se confunde con las nubes en su vuelo de nostalgias y aventuras, de ese cóndor de mirar sereno y enigmática silueta que estremece hasta el universo, de ese cóndor de la cumbre y el horizonte, de ese cóndor que hasta le regala identidad a esta Patria de dolores y esperanza…
Luego, como una crónica de su existencia, Galo, como un argonauta que hecha redes en el océano encabritado de la vida, nos relata su periplo hasta la tierra en donde se gestaba un verdadero, un auténtico, un consolidado proceso de revolución; arriba a su Nicaragua, a su Nicaraguita que todavía lloraba la sangre de sus mártires, la sangre de sus revolucionarios; y es que haciendo historia y parafraseando a Carlos Mejía Godoy, “La madrugada del 23 de julio de 1961, Nicaragua, preñada por Sandino dio a luz un primogénito: el Frente Sandinista de Liberación Nacional” Galo llega la cuna de Sandino en 1979, siendo parte de la Brigada Internacional “Simón Bolívar”, formada por combatientes que llegaban a apoyar la revolución nicaragüense que se batía heroicamente contra las huestes de Somoza apoyadas por el imperialismo.
El texto reúne las experiencias de combatientes revolucionarios y de jóvenes vinculados a la alfabetización y al trabajo solidario, procesos que debieron cumplirse para orientar de mejor manera a un país que quedó lacerado por la guerra interna y en el cual se luchaba todavía con los “contras” en varios recodos de la Nicaragua de Sandino.
El “Vuelo de Cóndor” es el testimonio de un hombre cañari que trascendió a su tiempo y a la historia, que supo vivir y practicar un solo principio, una sola ideología, una sola acción.
Galo Muñoz, profeta de la palabra y las reivindicaciones, conoce las incógnitas palpitaciones del marginamiento y la postergación, interioriza en su alma el dolor de los quebrantos, descifra los destierros y el olvido, desde el andén de las soledades aborda el tren hacia el exilio y avanza con la firme convicción de sus latidos.
Argonauta empedernido de las sombras y la muerte, su palabra escarba los resquicios de lo ignoto, abarca con sus ojos la plenitud de los crepúsculos inéditos y lucha por la causa de los pobres, ora con su pluma, ora con su cámara, ora con su fusil de verdadero revolucionario.
Conoce la tristeza de los seres marginados, se hermana con su herida del costado, le duelen la soledad y los caminos, ofrece el corazón como incensario y siente la orfandad de los vencidos. Enternece el interior desde la bruma, le abordan la inquietud y los quebrantos, interroga al universo inconmovible y su voz se quiebra, se desliza por los senderos de lo abrupto y emerge otra vez desde la vorágine.
Periodista de la acción y los combates, sus palabras son un racimo de conceptos y referentes que surcan el espacio mental de los mortales, certero como un exégeta en la interpretación de los corazones dolidos, se identifica con el mar encabritado, con el huracán que arrebata los sentidos, con la espuma que testimonia los silencios.
Galo, para interpretar el texto de tu alma, no he querido alinearme a la fría descripción  de un contenido textual, siempre es más oportuno analizar al hombre en su cosmogonía, al periodista en su dimensión ilimitada, al amigo en su lucha por ascender. Tú condensas la trilogía suprema; honesto, revolucionario y amigo, digno descendiente de este suelo de esplendor y fantasía, del Cañar glorioso que ahora estrecha en sus brazos al hijo que lucha, escribe y sueña, al hijo que haciendo de la palabra su mejor legado, emerge para ser gloria de su tierra y del  universo, por los siglos de los siglos, amén.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP