Ediciones Anteriores
 
Año 17 - Agosto/2015
BIMESTRAL
N° 88
cultura y creaciÓn    INICIO      Domingo 16 de Febrero del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
RUSIA, LOS URALES, KAZAJSTÁN
LA TRATA DE PERSONAS EN AMÉRICA LATINA

  NACIONAL
LA IZQUIERDA NO PUEDE INMOVILIZARSE
EN DEMOCREACIA, EL QUE GANA MÁS, DEBE PAGAR MÁS
EL PARO DEL PUEBLO
…!LOS PUEBLOS DEL MUNDO!…. ESCUCHAN?

  TURISMO
COSTA RICA. PURA VIDA...!

  ENTREVISTA
"TENGAN CONFIANZA EN NUESTRA EMPRESA"

  CULTURA Y CREACIÓN
CULTURA Y CREACIÓN
GRACIAS A LA VIDA
JOSE ANTONIO ALVARADO

  EDUCACIÓN
UNIDAD EDUCATIVA CÈSAR DÁVILA ANDRADE

POR:

 

 


JoséAntonio Alvarado
Bajo la dirección del escritor y crítico de arte Cristóbal Zapata, la Bienal Internacional de Pintura, prepara una serie de actividades en homenaje a los treinta años de vida de este evento cultural, uno de los más importantes que tiene el país en la actualidad. Zapata informó que la celebración de este acontecimiento se realizará el próximo 23 de octubre. La planta baja del edificio patrimonial sede la Bienal, llevará el nombre del constructor y propietario del inmueble Don José Antonio Alvarado. Se trata de una “joya” patrimonial que está ubicada en la calle Bolívar de la ciudad de Cuenca, a una cuadra del tradicional e histórico parque de San Sebastián. Les ofrecemos información relevante de este personaje, gracias a la colaboración de la familia Neira Alvarado.

CULTURA

José Antonio Alvarado fue un apasionado amante de la cultura y consciente de la importancia de la lectura como un mecanismo idóneo para el desarrollo personal y de los pueblos, trabajó arduamente en su difusión, a través de la importación de libros de diferente índole, algunos de ellos de carácter científico, por cuyo contenido fueron adquiridos y leídos con avidez por intelectuales de la ciudad, quienes visitaban frecuentemente su librería ubicada en la calle Bolívar y Benigno Malo.

CIELOS RASOS ARTÍSTICOS Y PERMANENTES
En la década de 1910 empieza con la importación de los primeros cielos rasos “Berloy”,  metálicos, traídos desde Estados Unidos, en color plomo, así como las pinturas y purpurinas para utilizar en su decoración dándoles un acabado de colorido muy singular.
El CATÁLOGO De cielos Rasos De Acero, número veintiocho incluye en la portada el nombre de “José Antonio Alvarado – Cuenca – Ecuador”, con la publicidad de “BERLOY CIELOS RASOS ARTÍSTICOS Y PERMANENTES”,  considerado como “catálogo miniatura” para exhibir un surtido selecto de los diseños más populares de Cielos Rasos de Acero “Berloy”,  “… adecuado para cualquier iglesia, establecimiento, teatro, residencia…”.
Los cielos rasos de acero, dice el catálogo, se fabricaron en prensas que desarrollaron la enorme presión de 900 toneladas. “…Fabricados de acero, no pueden desmoronarse, cuartearse o desprenderse – son a prueba de roedores, insectos, y ofrecen protección contra el polvo…”
El catálogo elaborado en el Departamento de Exportación de New York, Estados Unidos, al detallar las ventajas de este material destaca su hermosura, seguridad, señalando que son higiénicos, que resisten al fuego, que ofrecen belleza y satisfacción permanente, son mecánicamente perfectos y “la preferencia de todo arquitecto” se afirma.
En la página 8 de dicho Catálogo se exhibe una foto con un texto al pie que dice “Establecimiento de los Sres. Knapp & Seiler, Crestline, Ohio, EE. UU. De A.  Hace unos cinco años que este cielo Raso Berloy detuvo un incendio hasta que llegaron los bomberos – y salvaron el edificio”.
En una segunda parte del Catálogo, en la página 8 constan las recomendaciones para la utilización adecuada de los colores en su pintura; exhibe luego fotos de paineles o artesones, molduras y cornizas, diseños: colonial, estucos, renacimiento italiano, romanesco, imperio, renacimiento francés, painel continuo, todos con sus especificaciones, precios y medidas.
Concluye el pequeño catálogo con la frase “PRODUCTOS DE ACERO – EL ORGULLO DE ARTESANOS EXPERTOS- QUE REFLEJAN EL CARÁCTER, EXPERIENCIA Y SERVICIOS DE VIDAS CONSAGRADAS AL PROGRESO CONSTRUCTIVO Y AL MÉRITO”.
La colocación de las piezas multiformes implicaba la elaboración de planos técnicos con cálculos matemáticos que permitan la ubicación armónica de las mismas, para lo cual José Antonio Alvarado, desarrolló su ingenio ubicándolas desde adentro hacia afuera, de tal manera que las principales ocuparan la parte central del techo, el cual a su vez era completado hacia los extremos, con otras de menor tamaño.  El trabajo era como armar un rompecabezas.
Al respecto como anécdota comentaba siempre que al hacer la promoción para la venta de los mismos, invitó a conocer el producto recibiendo como respuesta que, por su color plomo, quizás podría ser útil para áreas de algún cementerio.
Entonces decidió colocar en su casa de habitación, hoy propiedad de la Bienal y, para hacer la exhibición adecuada, trabajó con nuestros artesanos, armando altos andamios que les permitían realizar su tarea acostados en los mismos y pintar a mano, pieza por pieza, en largas horas de labor logrando un acabado único y particular para cada techo, algunos de los cuales aún  se conservan en instituciones, templos y casas particulares de Cuenca. 
Concluida la edificación de su casa, promocionó los techos invitando a conocerla con la iluminación adecuada que resaltaba la belleza de los detalles y colores, por lo que obtuvo el premio por construir la mejor casa de Cuenca, en dos años consecutivos.
De este modo, la vivienda de José Antonio Alvarado que hoy tiene las instalaciones de la Bienal, guarda impregnados en sus cielos rasos, el trabajo artístico de muchos obreros;  nació pues esta casa, en el alma de la cultura cuencana; en sus paredes, techos, zócalos,  marcos de puertas y ventanas, permanece en el tiempo y sobrevive el arte de nuestra gente.
Su dinamismo en este trabajo dio lugar a que los propietarios de la fábrica de cielos rasos en Estados Unidos,  le invitaran a conocer su producción,  para lo cual tuvo que trasladarse hacia Guayaquil por las montañas del Cajas, desde donde se trasladó en “vapor” –barco-  a Estados Unidos permaneciendo en ese lugar durante algunos meses.
Al visitar la fábrica compartió con los ingenieros de ésta, su técnica desarrollada para la colocación de las piezas, recibiendo la congratulación por su ingenio y la invitación para que se quedara a trabajar en dicha fábrica, pero la raigambre en su tierra le hizo desistir de tal invitación.

COMERCIO
Desde su niñez demostró gran interés por el comercio, en el que se inició a la temprana edad de 13 años. 
Los contactos comerciales hechos en Estados Unidos, le permitieron incursionar en la importación de relojes de pulsera para hombres y mujeres, así como en relojes de pared para casas.  Las iglesias de Ricaurte y San Joaquín aún mantienen los relojes importados por José Antonio Alvarado.
De Estados Unidos partió para Europa, en donde visitó varios países e hizo contactos comerciales que le permitieron trabajar en importaciones de algunos artículos.  Desde Alemania trajo instrumentos musicales, algunos de ellos adquiridos por los colegios para sus bandas estudiantiles, entre las que destaca la del Colegio “Benigno Malo” y la del Colegio “Octavio Cordero”;   de Suiza trajo finos y sofisticados relojes; de Japón importó material y equipos dentales, constituyéndose en un ejemplo de trabajo, pionero en negocios de importaciones,  que las realizó hasta cerca de sus cien años.
Para esa época, Cuenca no disponía de carreteras y transporte adecuados, pero su tenacidad hizo que en este obstáculo él encontrara el reto para impulsar el comercio en la ciudad  que con su tesón tuvo la oportunidad de disponer de artículos producidos en el extranjero, los cuales eran transportados a pie, cargados por el personal contratado para el efecto, desde Guayaquil por las montañas del Cajas.  Así por ejemplo, el piano de cola que tiene el Teatro “Carlos Cueva Tamariz”,  fue importado de esta manera.

FOTOGRAFIA

Con la visión del hombre que, amante de su ciudad se siente impulsado en su desarrollo hacia el progreso, en los inicios de la fotografía en Ecuador, tomó interés por ella, entonces importó cámaras, accesorios fotográficos tales como lentes gran angular, cables disparadores, teleobjetivos, enseñando generosamente cuando era necesario, el mecanismo para la revelación de placas, películas y fotos, así como la utilización de dichos materiales.
En su viaje a Europa y Estados Unidos estableció contacto con los fabricantes de material fotográfico de las marcas AGFA-GEVAERT, LEONAR Y KODAK y con los proveedores de cámaras EASTAMN, KODAK, ZEISS IKON Y AFA, consiguiendo su distribución.
Fue fotógrafo aficionado,  al servicio de la familia y de los amigos;  parte de sus trabajos fotográficos se mantienen en los archivos de propiedad de la familia Neira Alvarado, que facilitó las muestras requeridas por el Banco Central para la Exposición “Precursores de la fotografía en Cuenca” que se realizara hace algunos años  dando a conocer los orígenes de la fotografía en la ciudad, a través del trabajo de Emmanuel Honorato Vázquez, Manuel Jesús Serrano, José Salvador Sánchez y José Antonio Alvarado.
La revelación de las fotos las realizaba también en la casa de su propiedad, en un pequeño taller fotográfico, completamente aislado de la luz, cómicamente hasta criticado por curiosos que no entendían su trabajo hecho en “ese cuarto oscuro”, con una tenue luz roja, lo que era motivo de sorpresa y asombro para aquellas personas que, al ver su imagen estampada en una fotografía, sin que “hayan posado” para ella, sin su participación, había sido captada desde la distancia por los primeros teleobjetivos por él importados. 
A su regreso de Europa contrajo matrimonio con la distinguida cuencana Florencia Ochoa, con quien procreó seis hijos.
José Antonio Alvarado murió en su ciudad natal, el 24 de septiembre de 1988, a los ciento cuatro años de edad.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP