Ediciones Anteriores
 
Año 18 - Junio/2016
BIMESTRAL
N° 93
cultura    INICIO      Miércoles 21 de Octubre del 2020    
  EDITORIAL

  INTERNACIONAL
¡INOCENTE CRIATURA POLÍTICA!

  POL├ŹTICA
¿CAÍDA DE LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS?
LOS MOVIMIENTOS SOCIALES
"A LOS ECUATORIANOS DEL ECUADRO Y DEL MUNDO"

  PATRIMONIO
CUENCA PARTIDA EN 2

  CULTURA
CULTURA Y CREACIÓN
PERIPECIAS EN LA CASA DE CARRIÓN
RAFAEL CARPIO ABAD Y SUS ANDANZAS
PÁGINA LITERARIA

  TURISMO
UN VERANO EN EL CONDADO DE PROVIDENCE

  COMUNIDAD
NEUROCOGNICIÓN
MADRE SIMBOLO
SE CUMPLEN LOS COMODATOS...?

POR: Marco Robles López

 

 


Cultura y creación
POIESIS. Susana Moreno Ortiz. (Impresión: GRAFIMUNDO, Cuenca-Ecuador. 2016) Poesía escrita entre 1993 y 2005.
Poiesis, del griego  entre otras acepciones significa fabricación, construcción, pero también creación, composición, y sobre todo poesía.Así titula a su último libro la Dra. Susana Morena. Se trata de una selecta colección de inspirados poemas escritos a lo largo de una década. La Dra. Susana Moreno O., dilecta y respetada amiga, tiene otros trabajos importantes, como “Planeta perdido” (1992), varios cuentos para niños: “El caballo viejo y el músico” (1991), “Caballito de mar volatinero” (1993), “Juguemos con las nubes” (1995), “Cuentos para niños y niñas” (2005) y ese estupendo estudio biográfico y bibliográfico “Vivo en Poesía”, que dedica a su progenitor ilustre, el recordado poeta ecuatoriano, Dr. Eugenio Moreno Heredia.

Monseñor Alberto Luna tobar, un religioso con gran valor intelectual, en la “Presentación” que escribiera para Poiesis en abril del año 2006, dice entre otras cosas:
    “Susana, lo que hemos recibido, desde alturas y valles, el don de tu Poiesis, también te hemos sentido en vuelo y lo hemos seguido dándole gracias a la vida por tu vida y tus versos vivos…”.

     Y Alberto Ordóñez Ortiz, igualmente excelente poeta, un periodista de acerada pluma y escritor fecundo, en “Comentario”, dice haciendo justicia a la verdad: “Susana Moreno, dueña -desde siempre y para siempre- de una cautivadora voz poética, cuya intensidad, a la vez que penetra lejos, produce, en sus estremecimientos, un penacho de luz que azota las costas de la sensibilidad de quienes estamos siempre al acecho de la esquiva belleza, un penacho que nos empapa y encandila, porque la sonoridad de su lírica -como lo quería el viejo Borges- conmueve y toca los más recónditos entresijos del ser…”.

    Reproducimos uno de los bellos poemas de nuestra admirada escritora, que sirve de título a su libro:
POIESIS.// Mi voz se sacude estremecida,/ tiembla como una magnolia,/ en tardes de muerte.// Desde el principio de los siglos,/ la poesía es un ave,/ que anida en mi costado,/ en las líneas de mis manos,/ en mi pelo, de verdes ramas,/ en mis labios.// Deja una melodía triste,/ y emigra luego en busca de sosiego,/ para otra vez picotear con denuedo.
 
200 AÑOS. “Carta de Jamaica”. Simón Bolívar. (Edición especial de: UNASUR. Secretaría General de UNASUR -Unión de Naciones Suramericanas- Quito, Ecuador, 09-2015).
El Libertador de cinco naciones, General Simón Bolívar, no solamente fue un genial militar, un incansable batallador por la emancipación de nuestras naciones, sino también un político de penetrante talento, un visionario, un apasionado por la libertad y la gloria.

La presente publicación a cargo de la Secretaría General de UNASUR, constituye un gran acierto de esta entrañable Institución Suramericana. Prologada por su Secretario general, el prestigioso personaje público, diplomático y ex presidente de Colombia, cuando fue candidato por el Partido Liberal, Ernesto Samper Pizano, contiene una primicia: el texto íntegro de lo que su descubridor califica como “La Carta Profética”, el distinguido intelectual ecuatoriano y Doctor en Ciencias de la Educación, Amílcar Varela Jara, quien encontró los manuscritos originales del histórico documento en abril de 1996, en el Archivo Histórico del Banco Central del Ecuador, actualmente del Ministerio de Cultura. El trabajo de Amílcar Varela J. fue laborioso, realmente detectivesco, en archivos y bibliotecas de Colombia, en nuestro país, especialmente en Ibarra, en donde el Libertador estuvo por siete ocasiones, y en Quito, hasta que, en abril de 1996 descubrió el documento en el Archivo Histórico del Banco Central del Ecuador.

En la actual presentación se adjunta igualmente una reproducción facsimilar de los originales de la Carta. Es decir, la edición constituye un auténtico presente para el espíritu.

Se trata de un documento que tiene enorme trascendencia histórico-política, particularmente para nuestras naciones suramericanas, pero también para las de Centroamérica y del Caribe. Por esta misma razón consta en varias obras sobre Bolívar: Simón Bolívar. Escritos Políticos (Selección e Introducción de Graciela Soriano, 1982); Moderna Biografía de Simón Bolívar, de Mauro Torres (1999); Simón Bolívar, de Demetrio Ramos (2004); Simón Bolívar. Una pasión política, Mario Hernández Sánchez-Barba (2004); Bolívar, de Indalecio Liévano Aguirre (2007). Son algunos de los títulos de la vasta literatura dedicada al ilustre libertador.


Pero la importancia del descubrimiento también radica en algunas pistas que Amílcar Varela nos proporciona, para comprender cómo pudo llegar la Carta al Ecuador: adelanta la tesis de que pudo traerla nuestra gran patriota, mujer de esclarecido talento y “Libertadora del Libertador”, Manuelita Sáenz, quien fue la custodia de todo el legado del Libertador.

(Agradezco por el envío de esta obra A Edwin Salas Cárdenas, estimado amigo, ligado al quehacer diplomático por muchos años).

Cómo Vivimos, Por Qué Morimos. La vida secreta de las células. Lewis Wolpert. (METATEMAS-TUS QUETS Editores. 2011, 235 pp.)


    El autor de esta obra, sumamente interesante, es una personalidad científica especial: nacido en Johannesburgo, Sudáfrica (1929), se graduó en ingeniería civil y posteriormente dio un salto al campo de las ciencias biológicas, dedicándose al estudio de la biología celular en el afamado King’s College de la Universidad de Londres, en donde actualmente se desempeña como profesor emérito de esta apasionante ciencia. L. Wolpert ha sido un gran divulgador de los saberes biológicos, se desempeñó como columnista de temas científicos en el diario inglés THE INDEPENDENT, es miembro de la Royal Society y ha realizado investigaciones pioneras en la “mecánica de la citocinesis, la morfogénesis del embrión del erizo de mar y los modelos de formación en el desarrollo de las extremidades…” (Sobre la presentación del autor).  
“Cómo Vivimos, Por Qué Morimos…”, constituye un emocionante viaje al pasado remoto del surgimiento de la vida en nuestro planeta, a partir de células primitivas; el autor plantea el tema de cómo se llegó a esclarecer los fenómenos de la existencia, el misterio del surgimiento, la reproducción, evolución y muerte de las células, hace muchos millones de años; el papel del ADN, el código genético, el prolongado proceso de evolución, el surgimiento de nuevos organismos a partir de las células primitivas, carentes de un núcleo constituido.
¿Hace qué tiempos se revelaron los primeros signos de vida? El eminente biólogo, coincide con lo que ya han manifestado otros grandes biólogos como el inglés Richard Dawkins y partiendo del valor de la teoría darwiniana, que “…deja claro que hemos evolucionado a partir de la primera célula a lo largo de miles de millos de años” (p. 215).
Lewis Wolpert da término a su revelador trabajo científico con las siguientes palabras: “Las células han evolucionado siguiendo la evolución darwiniana, y ello requirió indudablemente mucho tiempo. En la actualidad hay más de 10 millones de tipos distintos de organismos vivos en el planeta, todos ellos formados por células. Todos ellos han evolucionado por selección natural: es decir, se reproducen y aparecen variantes ocasionales que resultan tener más éxito y, por tanto, sobreviven mejor, mientras que otras se extinguen. […] Los organismos unicelulares que poblaban la Tierra hace alrededor de mil millones de años (según los científicos los primeros organismos unicelulares carentes de núcleo, surgieron hace aprox. 3.500 millones de años M. R. L.), tenían núcleo y mitocondrias, y les fue tan bien que evolucionaron a muchos organismos unicelulares distintos, como las amebas.”
A propósito de este apasionante tema, un inevitable excurso: “la cabeza más universal del mundo antiguo”, como se ha calificado al genial Estagirita -Aristóteles-, es considerado el precursor de los estudios sobre ciencias naturales: aproximadamente 1.700 pp. de su colosal trabajo que ha llegado hasta nosotros -unas 7.900 pp., según los formatos de las ediciones GREDOS y Editorial BERGUA-ED.IBÉRICAS-, corresponden a escritos de Biología,  Zoología y Física, como “Investigación sobre los animales” (612 pp.), “Partes de los Animales”; “Marcha de los Animales”; “Movimiento de los Animales” (342 pp.); “Tratados Breves de Historia Natural” (245 pp.); “Reproducción de los Animales” (325 pp.), y “Física” (176 pp.). No sin razón Platón, su maestro insigne, le trataba, afectuosamente, de La Inteligencia. Sin embargo, de vivir en nuestro tiempo Aristóteles, cierto filosofastro se opondría tenazmente para que le concedan el grado académico PH D, por el “nefando pecado” de dedicarse a ciencias inferiores. A veces se olvida lo que dijo el gran literato Aleksandr Blok, contemporáneo del famoso psicólogo Lev Vigotski, cuando alguien le increpó por dedicarse a estudios que el crítico suponía no eran de su incumbencia: “Para cualquier individuo, si no es un tonto de capirote, todas las ciencias son interesantes”.
Así que, leamos y celebremos obras como la del gran biólogo, Lewis Wolpert. Lo tiene merecido.     


 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP