Ediciones Anteriores
 
Año 11 - Abril/2008
BIMESTRAL
N° 44
ciudad    INICIO      Jueves 28 de Enero del 2021    
  EDITORIAL

  POLITICA
LA PATRIA PRIMERO
LOS LABERINTOS DE LA JUSTICIA

  OPINION
CUENCA, DEBE SER CONSERVADA , RESPETADA

  HISTORIA
CUENCA, CIUDAD IMPERIAL, MESTIZA Y HUMANISTA

  DENUNCIA
¿QUÉ PASA EN LA CONTRALORIA?

  CIUDAD
SANTA ANA DE CUENCA
PELEUSI DE AZOGUES
ARRASAN CON EL PATRIMONIO

  NEGOCIOS
NOTICIAS

  COMUNIDAD

POR: Marco Robles L.

 

 


Peleusí de Azogues

LA CAPITAL DEL CAÑAR.
La ciudad Peleusí de Azogues, igualmente se encuentra en el mismo lugar en el que estuvo el pueblo cañari de Peleusí, al pie del majestuoso Abuga, el Huacañán de la leyenda sobre el diluvio, y que en tiempos antiguos tuvo su santuario en la cúspide, con un entorno que demostraría que fue un centro religioso nativo muy importante: Chaquimayllana, “lavado de los pies”, “Cuscungu-Huacana”, “Búho que conoce lo sagrado”, Guapán, “Lugar del Templo”, “Chacapamba”, “Llanura de las estrellas” y otros nombres cuyo significado se ha perdido, como Lec-Uchupucún, Lec-Tabacay, Upar, etc. Que el pueblo de Peleusí estuvo vinculado al culto cañarí, lo da a entender el cura beneficiario de Peleusí de Azogues, Fray Gaspar de Gallegos, quien el 20-09-1582, dice: “El cerro junto adonde está poblado es muy alto; llámase Abgna; no se sabe la significación del nombre. Es muy célebre entre los indios, y se entiende que en tiempos antiguos solían adorarle los de esta provincia”.
También el sacerdote Bernardo Recio, en 1751, es decir casi dos siglos después del relato de Gallegos, admite que el culto aborigen, que él prejuiciosamente llama superstición, no fue todavía sustituido de manera íntegra por el católico:
“Con los indios se trabaja mucho, a fin de erradicar de sus pechos la adhesión a las cosas de superstición, pues adolecen de una innata propensión a creer y usar de aquellas hechicerías a que sus mayores estaban tan habituados, como del todo poseídos del maligno Satanás…”.
Además, Abuga igualmente es el lugar de la leyenda de la pareja de guacamayas que pasado el diluvio procrearan con dos hermanos cañaris, los únicos sobrevivientes de la catástrofe, salvando así de la extinción el linaje.
Todo esto revela que Abuga, en su condición de santuario cañari, fue lugar de peregrinaciones, de cultos y ceremonias, pero no se ha respetado este importantísimo lugar de la cultura precolombina, que debió ser cuidado y preservado por el Instituto de Patrimonio Cultural, el Municipio de Azogues y el Núcleo del Cañar de la CCE.
Peleusí de Azogues debe su nombre vernáculo a la planta heráldica PILEU (Cassia tomentosa), arbusto de bellas flores amarillas en panojas y de variados usos, incluso medicinales, que en tiempos pasados existía en abundancia en sus campos.
El mismo cura beneficiario Gaspar de Gallegos, se refiere al “PILEU”: “Llámase Peleusi (así) este pueblo en la lengua de los indios, porque paresce ser que en este pueblo, más que otra parte alguna, hay los campos llenos de unas matas que dan unas flores amarillas, las cuales por su tiempo, ques por mayo y junio, cubren todo el campo; y a esta significaVTAbril de 1825, la capital del Cañar, mediante Decreto expedido por el General Francisco de Paula Santander, cuando nuestra nación formaba parte de la Gran Colombia, fue declarada Villa y obtuvo su cantonización. En consecuencia, no tiene fundación española, pero sí creación de villa y cantón en el preludio de la vida republicana, y esto sin duda  es altamente honroso, digno de reconocimiento.
El “Decreto de Creación del Cantón Azogues” es del tenor siguiente: “Art. 1º. Se erige en la provincia de Cuenca UN NUEVO CANTÓN DENOMINADO AZOGUES: éste se compondrá de la parroquia de este nombre como de cabecera y de la de Biblián, Taday, Déleg y Chuquipata, y en consecuencia se DECLARA VILLA LA EXPRESADA PARROQUIA DE AZOGUES como cabecera que es del nuevo cantón y se le expedirá el título correspondiente” --- “Art. 3º. El Secretario de Estado del Despacho del Interior queda encargado de la Ejecución de este Decreto. Dado en el Palacio de Gobierno en la capital de Bogotá, a 16 de Abril de 1825. 15º. Francisco de Paula Santander.- El Secretario de lo Interior.- José Manuel Restrepo.- Es copia.- Cuenca, agosto 17 de 1825”.
Mi emocionado homenaje a la ilustre ciudad de Peleusí de Azogues, mi pequeña patria,  y a la ínclita Cuenca, mi ciudad de adopción, en el aniversario de sus memorables fechas: 16 de Abril de 1825 y 12 de Abril de 1557, respectivamente. 
Pero este mes de abril igualmente es significativo porque “El Observador”, revista de Cuenca, del Austro y de circulación nacional, de opinión e información, que escribe la verdad, que se expresa sin tapujos, cumple diez años de fecundo trabajo. Su director, el personal de redacción, su diseñador, su cronista gráfico y sus colaboradores, merecen una cálida felicitación.



 


ENCUESTA
¿Está de acuerdo usted que el Tranvía pase por la Calle Gran Colombia en Cuenca?
SI
NO

resultados


  Dirección: Sucre 3-90 y vargas Machuca
3er. Piso, oficina #31
Teléfono: (593-7)2841019
Fax: (593-7)2841103

Copyright © 2012 PROCORP